sábado, 27 de junio de 2015

Ordenan embargos millonarios contra empresas petroleras que operan ilegalmente en Malvinas


Ordenan embargos millonarios contra empresas petroleras que operan ilegalmente en Malvinas

La decisión fue de la jueza federal de Río Grande en Tierra del Fuego, Lilian Herráez. Los embargos alcanzan los 156,4 millones de dólares.

La jueza federal de Río Grande en Tierra del Fuego, Lilian Herráez, ordenó embargos por 156,4 millones de dólares, además del secuestro de barcos y de otros bienes pertenecientes a empresas petroleras que operan ilegalmente en las Islas Malvinas, confirmaron fuentes oficiales.

La medida judicial solicitada por el Ministerio Público Fiscal fue dictada el 25 de junio pasado y revelada hoy, en el marco de la causa penal iniciada por el gobierno argentino por la exploración y explotación ilegal de hidrocarburos en la plataforma continental de nuestro país.


La magistrada fueguina dispuso también, como medida de no innovar, el “cese inmediato de la comisión del delito”, que para el caso implica la interrupción de las actividades que llevan en la zona, las cinco compañías denunciadas de forma directa, y otras cuatro que le prestan distintos servicios. La orden judicial establece que tanto para el secuestro, como para los embargos y el cese del delito se deberán librar exhortos diplomáticos a través de la Cancillería argentina.

La denuncia, involucra -en principio- a las compañías Falkand Oil and Gas Limited (FOGL), Edison International SPA, Noble Energy Inc. y su filial Noble Energy Falkland Limited, Premier Oil plc y Rockhopper Exploration plc.

El fiscal general a cargo de la Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos (Procelac) Carlos Gonella y el fiscal general coordinador de distrito de Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur, Adrián García Lois, les imputaron a las empresas, el pasado 21 de abril, la presunta comisión de "actividades ilícitas de exploración, búsqueda y eventual extracción de hidrocarburos en proximidades a las Islas Malvinas".

El fundamento de la denuncia es que las operaciones se realizan sin “autorización, concesión o permiso alguno otorgado por la autoridad competente argentina". Por su parte el fiscal federal de Río Grande, Marcelo Rapoport, junto con la titular de la -recientemente creada- Unidad de Recupero de Activos (URA) de la Procuración General de la Nación, María del Carmen Chena, precisaron el 1 de junio los pedidos de medidas cautelares patrimoniales para “asegurar y decomisar los activos ilícitos involucrados”.

La URA logró identificar los activos de las compañías en el exterior y descubrió que una de las firmas imputadas, la estadounidense Noble Energy, registra una sucursal local en la Argentina, por lo que también impulsaron el embargo de sus bienes.

La fiscalía y la URA solicitaron el secuestro y embargo preventivo de tres buques dedicados a tareas de relevamiento de datos estratégicos en el Atlántico Sur: el PGS M/V “Ramform Sterling”, PGS “Ramform Titan” y el “Falcon Explorer”, además del “MV Poseidon”, afectado a estudios geoquímicos y de base de líneas ambientales. La medida abarca, también, a la plataforma semisumergible “Eirik Raude” utilizada para hacer perforaciones en el lecho submarino, y al dique flotante “Noble frontier”, afectado a un programa de perforación petrolera en la zona, señala el escrito judicial al que accedió hoy Télam.

La jueza Herráez ordenó la “interdicción de navegar” de todos los barcos, con el argumento de que “no se encuentran inscriptos en el Registro Nacional de Buques”, y explicó que la restricción “impide la salida (de los buques) de los puertos donde se encuentren”.

La magistrada también dio por demostrado, en esta instancia de la causa, que con motivo del anuncio de hallazgo de petróleo y gas en las Islas Malvinas, realizado por la empresa FOGL el 2 de abril pasado, se obtuvo una “ganancia ilícita”. Herraez tuvo en cuenta que el día del anuncio, el valor de las acciones de la firma en el Mercado Alternativo Bursátil de Londres (AIM) aumentó más del 34%, y el volumen de transacciones negociadas más de 400%, alcanzando los mayores valores históricos de los últimos años.

Los representantes del Ministerio Público Fiscal solicitaron el embargo preventivo de esas ganancias, para lo que identificaron cuentas bancarias de FOGL en el extranjero, aunque la jueza requirió que para cumplimentar esa medida se precise el monto del embargo “comparando el valor de las acciones en los plazos denunciados”. Incluso para la concreción de los embargos a las compañías, la orden judicial dispone también que la Fiscalía “individualice los bienes o activos sobre los cuales concretamente pesará la medida cautelar”.

miércoles, 24 de junio de 2015

50 años de la histórica Resolución 2065 sobre las Islas Malvinas

Presidente argentino Arturo Illía
A 50 años de la histórica Resolución 2065 sobre las Islas Malvinas

En 1965, la Asamblea General, por amplísima mayoría y sin votos en contra, adoptó la Resolución 2065 (XX), haciendo propia la posición Argentina, al reconocer formal y expresamente la existencia de la disputa de soberanía sobre las Islas Malvinas, Georgias del Sur, Sándwich del Sur y los espacios marítimos circundantes, que, en adelante, denominó “Cuestión de las Islas Malvinas” instando a la Argentina y al Reino Unido a encontrar una solución pacífica a través de negociaciones bilaterales entre los dos Estados.

El 16 de diciembre de 1965, por mayoría y sin ningún voto en contra, se reconoció de manera “formal y expresamente” la existencia de la disputa de soberanía entre Argentina y el Reino Unido y se instó a estas dos únicas partes a encontrar una “solución pacífica, a la mayor brevedad, a través de negociaciones bilaterales y teniendo en cuenta los intereses de los habitantes de las islas”. El conflicto de 1982 no alteró la naturaleza de la controversia, que continuó pendiente de negociación y de solución, tal como lo reconoció la Asamblea General de la ONU ese mismo año.

No es comprensible que el proceso diplomático solicitado por las Naciones Unidas esté aún en el limbo y que los reclamos a la negociación sean ignorados por el Reino Unido, a pesar de haber compartido los fundamentos del mandato de la Asamblea General. A la falta de voluntad política para el inicio del diálogo bilateral, se agregan diversos comportamientos británicos que contradicen lo expresamente señalado por la ONU en la resolución 31/49 de 1976, que exhortó a las dos partes en disputa a que “se abstengan de adoptar decisiones que entrañen modificaciones unilaterales en la situación”.

Resolución 2065

La Asamblea General,
Habiendo examinado la cuestión de las Islas Malvinas (Falkland Islands),
Teniendo en cuenta los capítulos de los informes del Comité Especial encargado de examinar la situación con respecto a la aplicación de la Declaración sobre la concesión de la independencia a los países y pueblos coloniales concernientes a las Islas Malvinas (Falkland Islands) y en particular las conclusiones y recomen­daciones aprobadas por el mismo relativas a dicho Terri­torio,
Considerando que su resolución 1514 (XV), de 14 de diciembre de 1960, se inspiró en el anhelado propósito de poner fin al colonialismo en todas partes y en todas sus formas, en una de las cuales se encuadra el caso de las Islas Malvinas (Falkland Islands),
Tomando nota de la existencia de una disputa entre los Gobiernos de la Argentina y del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte acerca de la soberanía sobre dichas Islas,
1.   Invita a los Gobiernos de la Argentina y del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte a proseguir sin demora las negociaciones recomendadas por el Comité Especial encargado de examinar la situa­ción con respecto a la aplicación de la Declaración sobre la concesión de la independencia a los países y pueblos coloniales a fin de encontrar una solución pacífica al problema, teniendo debidamente en cuenta las disposi­ciones y los objetivos de la Carta de las Naciones Uni­das y de la resolución 1514 (XV) de la Asamblea General, así como los intereses de la población de las Islas Malvinas (Falkland Islands) ;
2.   Pide a ambos Gobiernos que informen al Comité Especial y a la Asamblea General, en el vigésimo primer período de sesiones, sobre el resultado de las negocia­ciones.
1398a. sesión plenaria, 16 de diciembre de 1965.

Triunfo diplomático argentino

Fue una victoria diplomática del gobierno radical de Arturo Illia en 1965, puesto que, con dicha resolución, la comunidad internacional reconoció la existencia de una disputa legal sobre el archipiélago, que Londres se niega a aceptar. En una situación diferente a las demás, se reconoció su situación colonial e instó a resolverla según lo expresado por la resolución 1514, de la Asamblea General de la ONU, fundamental para los movimientos de descolonización.

Los hombres de Illia, que gestionaron ese triunfo fueron el entonces representante argentino ante organismo, Lucio García del Solar, y Bonifacio del Carril, nombrado embajador extraordinario el presidente. La resolución hasta generó el escenario para negociaciones de transferencia de soberanía, luego abortadas, pero que también más tarde tendría otro escenario favorable con los acuerdos de comunicación entre Londres y Buenos Aires.


La resolución hasta generó el escenario para negociaciones de transferencia de soberanía, luego abortadas, pero que también más tarde tendría otro escenario favorable con los acuerdos de comunicación entre Londres y Buenos Aires.

La Cuestión Malvinas es para la Argentina una política de Estado y un reclamo imprescriptible, tal como lo establece su Constitución Nacional. Asimismo, desde el origen de la controversia Argentina ha recibido en numerosas ocasiones el apoyo de América Latina y el Caribe, comenzando con los apoyos de Brasil y Bolivia ya en el año 1833. La comunidad internacional ha manifestado en diversas ocasiones, a través de Naciones Unidas, de las Cumbres Iberoamericanas y Sudamericanas, del Mercado Común del Sur (Mercosur), Asociación Latinoamericana de Integración (ALADI), Unión de Naciones Sudamericanas(UNASUR), Sistema de Integración Centroamericano (SICA), Cumbre de América Latina y del Caribe sobre Integración y Desarrollo(CALC), Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) -y otros organismos-, la importancia de que ambos países se sienten a la mesa de negociaciones a resolver pacíficamente el diferendo.


martes, 23 de junio de 2015

Malvinas : Antecedentes diplomáticos 1965 – 1981


Malvinas : Antecedentes diplomáticos 1965 – 1981

En enero de 1966, durante la presidencia de Arturo Illia, se produjo la apertura de las negociaciones bilaterales bajo los auspicios de la Resolución 2065. Entre los primeros resultados, cabe mencionar el borrador del “Memorando de Entendimiento sobre la cuestión de las Islas Malvinas”, acuerdo suscripto por ambas partes en agosto de 1968.

lunes, 22 de junio de 2015

Un malvinense se mostró emocionado al emitir su voto en Tierra del Fuego


Un malvinense se mostró emocionado al emitir su voto en Tierra del Fuego

Alejandro Betts fue desde siempre un activista a favor de la descolonización de las islas. También vivió en Córdoba.

Alejandro Betts, ciudadano argentino nacido en las Islas Malvinas, se mostró hoy "emocionado" al votar por primera vez en elecciones en Tierra del Fuego con un documento que le reconoció su domicilio en el archipiélago que sigue usurpado por el reino de Gran Bretaña.

viernes, 19 de junio de 2015

La imprudente falta de conexión entre Tierra del Fuego y el continente por aguas territoriales argentinas


Argentina no debe resignarse a que la única alternativa de conectividad entre el continente y Tierra del Fuego quede bajo la voluntad chilena

La conectividad marítima a la que muchos aspiran entre Tierra del Fuego y Santa Cruz

Fue en enero de 2011 cuando miles de personas no pudieron ingresar ni salir de Tierra del Fuego por el conflicto originado por el aumento en el precio del gas en Magallanes.

Cada vez que surge un problema en frontera, el tema vuelve al tapete. Es que aquella vieja aspiración de la Patagonia argentina sigue siendo un tema pendiente: el lograr la conectividad marítima con el continente, a través de la provincia de Santa Cruz.

En esta ocasión no fue distinto. Apenas comenzaron los primeros efectos de la paralización de los aduaneros chilenos, las organizaciones fueguinas reflotaron la iniciativa que, en los últimos años, pareció activarse dejando su modorra de décadas y entregando, al menos, una esperanza a la comunidad transandina que hace patria en la Patagonia.

En 2011, representantes de organizaciones sociales y de la política argentina parecieron coincidir en que era necesario poner punto final al transitar por Chile y cruzar el Estrecho de Magallanes.

El tema se instaló en el Senado de la Nación y, un año después,  consiguió un apoyo unánime de los legisladores.

Las cosas parecían ir en serio, más cuando semanas después se iniciaron los análisis y discusiones, centrándose en la conveniencia de concretar el proyecto en Puerto Beta (en Tierra del Fuego) con Cabo Vírgenes (en Santa Cruz) o en San Sebastián con Punta Loyola (el tramo más largo).

En medio de lo anterior, la Comisión de Transporte de la Cámara de Diputados de Argentina trató el proyecto, aprobándolo  por unanimidad y pasándolo a la Comisión de Presupuesto.

Sin embargo, la iniciativa volvió a salir de la discusión y sólo por el reciente paro aduanero en Chile volvió a mencionarse por la presentación del diputado provincial Omar Hallar, quien pidió al Gobierno nacional que realice obras tendientes a posibilitar la vinculación física entre la isla grande de la provincia de Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur y la provincia de Santa Cruz. La propuesta se adhiere  al proyecto presentado en la Cámara de Senadores de la Nación por la senadora por Tierra del Fuego Liliana Fadul.

Hallar, explicó que hoy la vinculación terrestre entre Tierra del Fuego y el resto del país se encuentra condicionada a la utilización de infraestructura que pertenece a Chile. Así cualquiera que quiera arribar a la Argentina continental desde Tierra del Fuego, por tierra y mar, debe transitar por la Ruta Nacional Nº 3 hacia el norte hasta llegar al Paso Internacional San Sebastián, a través del cual se ingresa a territorio chileno. Una vez en Chile debe continuar por la Ruta Internacional CH-257 hasta Bahía Azul para abordar una barcaza que lo hará cruzar el Estrecho de Magallanes con destino a Punta Delgada, también dentro del territorio chileno. Desde allí deberán tomar la Ruta Internacional chilena CH-255 hasta el Paso Integración Austral que comunica el sector chileno con la provincia argentina de Santa Cruz.

“Hoy para llegar desde Santa Cruz hacia Tierra del Fuego es necesario no sólo cruzar por territorio chileno, sino además utilizar una barcaza para cruzar el estrecho. Esto nos vuelve totalmente dependientes, y limita la conexión y el comercio entre dos provincias argentinas”, argumenta sobre un tema que es ampliamente conocido por los magallánicos.

http://elpinguino.com/

miércoles, 17 de junio de 2015

Mapa de una exposición de vinos en Burdeos señalan a Tierra del Fuego como chilena

 
En la Vinexpo de Burdeos, Tierra del Fuego es chilena

Por lo menos así lo marcan los mapas oficiales del stand de Chile en la feria. Varios argentinos se acercaron a marcar el error.

Se trata de uno de los temas de conversación de los stands de la región latinoamericana de la feria Vinexpo 2015.

Es que los espacios de Argentina, Chile, México, Uruguay y Brasil son vecinos, y en el stand chileno hay una grosera equivocación que ha despertado comentarios y suspicacias: los carteles que explican las regiones chilenas y sus vinos marcan a Tierra del Fuego como una parte de su país.

La Argentina recibió el apoyo de la OEA por la disputa de soberanía en Malvinas


La Argentina recibió el apoyo de la OEA por la disputa de soberanía en Malvinas

Esta organización pidió que el Reino Unido y la Argentina reanuden las negociaciones sobre las Islas; el canciller Héctor Timerman manifestó que la declaración "se enmarca la búsqueda de un orden internacional más justo".

La Asamblea General de la Organización de Estados Americanos ( OEA ) aprobó en Washington una declaración sobre la cuestión de las Islas Malvinas, llamando una vez más al Reino Unido y a la Argentina a reanudar las negociaciones sobre la disputa de soberanía.

En la declaración, los países americanos reafirmaron "la necesidad de que los gobiernos de la República Argentina y el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte reanuden, cuanto antes, las negociaciones sobre la disputa de soberanía, con el objeto de encontrar una solución pacífica a esta prolongada controversia".

En su intervención ante el plenario del organismo, el canciller Héctor Timerman dijo que "la declaración que hoy estamos considerando se enmarca en la búsqueda de un orden internacional más justo en el que impere el derecho internacional y las controversias sean resueltas por medios pacíficos. Un orden en el que los países más poderosos deban también someterse a las normas que deben regir para todas las naciones por igual".

Timerman expresó que "cuando la Corona británica usurpó las Islas Malvinas para continuar con su expansión imperial lo hizo con una lógica estratégica y de apropiación de recursos naturales. Al igual que en 1833, estas mismas consideraciones son, en el presente, las razones de la presencia del Reino Unido en el Atlántico Sur".

Al referirse a la ilegal exploración de los recursos naturales del mar argentino, el canciller subrayó que "en el transcurso de los últimos meses, el Atlántico Sur ha sido testigo de nuevas actividades británicas de exploración hidrocarburífera en proximidades de Malvinas. Ante esta situación de ilegalidad manifiesta, la Argentina lleva adelante un plan de acciones legales y penales dirigido a proteger sus recursos hidrocarburíferos".

jueves, 11 de junio de 2015

El heroico cabo Baruzzo


El heroico cabo Baruzzo

El cabo Baruzzo, oriundo de Riachuelo, un pequeño pueblo de Corrientes, participó de la Guerra de Malvinas a sus 22 años, jóvenes y valientes 22 años, siendo parte del Regimiento 12 de Infantería de Mercedes.  Estando su unidad apostada en el Monte Kent, fue bombardeada intensamente por los ingleses, hiriendo a Baruzzo, en uno de sus brazos, una esquirla en forma de alhambre, que atravesó la parte superior de su mano, le recorrió el antebrazo y se alojó cerca del codo.

viernes, 5 de junio de 2015

Falkland Islands Company y la Guerra de Malvinas


Falkland Islands Company y la Guerra de Malvinas

Las Falkland Islands Company es el poder económico en Malvinas que dice representar a los kelpers.

La conquista y colonización de la Periferia por parte de Gran Bretaña data de las últimas décadas del siglo XVII. Entonces, la acumulación del oro de América (que desde 1503 arribaba a España aunque en realidad terminaba en Francia y en la mismísima Gran Bretaña) pudo finalmente financiar un sinfín de expediciones y fundar decenas de compañías comerciales en las nóveles tierras. La verdadera vanguardia comercial y militar del mercantilismo inglés, base de su ulterior revolución industrial, se extendió ilimitadamente gracias a la acción de las compañías East India Company (Asia, 1600), Hudson’s Bay Company (América del Norte, 1670), London Company (América del Norte, 1606), Scotland Company (istmo de Panamá, 1695), Royal African Company (África Occidental, 1660) y New Zealand Company (Oceanía, 1825). La Falklands Islands Company (Islas Malvinas, 1852), fue la expresión tardía de esta dinámica imperialista, aunque paradójicamente, hoy se trate de la única activa en territorio colonial.

lunes, 1 de junio de 2015

Piratas con licencia de Malvinas


Piratas con licencia de Malvinas

El experto en océanos Milko Schvartzman explica el negocio para Gran Bretaña de vender los permisos sin controlar la depredación del Atlántico Sur, la contaminación de las aguas y la explotación de las tripulaciones.

“Inglaterra les da licencias a barcos piratas con prontuarios de pesca ilegal y esclavitud. No ponen observadores a bordo, no cumplen con ninguna regulación laboral, ni ambiental, ni de seguridad. Siguen siendo barcos piratas, con licencia inglesa.” La afirmación pertenece a Milko Schvartzman, quien lleva más de diez años investigando a los pesqueros chinos, coreanos, taiwaneses y españoles que alambran la milla 201, donde termina la zona económica exclusiva argentina, y que se valen de las licencias del gobierno kelper y la logística del puerto de Montevideo para blanquear las capturas que comercializan en la Unión Europea y Asia. Especialista en océanos para Latinoamérica de Greenpeace Internacional hasta hace dos meses, Schvartzman asegura que las condiciones de explotación y trabajo forzoso que aplican las multinacionales de la pesca rigen también para los barcos que con licencias de Malvinas capturan casi mil toneladas de calamares por día.

“El Atlántico Sur occidental es una de las zonas más ricas del planeta”, explica Schvartzman y enumera motivos: recursos ictícolas, plancton, corrientes marinas, biodiversidad. Los 3200 habitantes de Malvinas tienen uno de los PBI más altos del mundo. En 2014 la pesca representó el 34 por ciento de esos ingresos. “Falklands rompe records de captura de pesca total y por especies”, tituló en diciembre MercoPress, un portal de noticias del Atlántico Sur. El jefe del departamento de pesca de las islas, Sasha Arkhipkin, estimó la captura anual en 450 mil toneladas, por encima del record de 1989. La mayor parte, 306 mil toneladas, perteneció a calamar Illex. Se alcanzó ese volumen con 151 pesqueros con licencia británica, precisó (Merco Press, 13-12-14).

Un mapa nocturno del planeta dado a conocer por el Centro Nacional de Datos Geofísicos de la Administración Nacional de los Océanos y la Atmósfera de Estados Unidos y por el Observatorio Terrestre de la NASA permite ver a más de 300 kilómetros de la costa argentina una línea imponente de luces. “Esos pescadores nocturnos están a la caza del Illex argentinus. Los pescadores iluminan el océano con potentes lámparas que atraen el plancton y los peces. El calamar sigue a sus presas hacia la superficie, donde son más fáciles de pescar” (ABC de España, 5-11-13).

Mediante el acceso satelital a la flota, Schvartzman apuntó durante años los nombres de cada barco, la bandera y la compañía. “Identifiqué más de 500. En los últimos dos años vi operar unos 400, de los cuales 150 tienen licencia de Malvinas. Esa concentración no ocurre en ningún lugar del mundo salvo en Asia y tiene que ver con la riqueza de la zona, pero sobre todo con que esa captura es ‘Ilegal, No Reglamentada, No regulada’ (IUU por las siglas en inglés), con bajo costo de obtención. El dato clave es que esos barcos no cumplen ninguna regulación ambiental, ni laboral, ni de seguridad a bordo. Nadie controla, nadie sabe cuánto pescan, cuánto tiran al mar, si tiran aceite o basura, cuánta contaminación producen”, explica.

Una de las certezas de Schvartzman es el alto costo humano del régimen de explotación que reina mar adentro. En febrero nueve hombres se tiraron al mar desde dos barcos taiwaneses. Uno murió, otro está desaparecido y siete fueron rescatados mientras nadaban hacia la costa. The Sunday Times, en una nota titulada “Los esclavos secretos británicos”, informó que la policía de las islas analizaba si las víctimas sufrían alguna forma de explotación y que los oficiales que las interrogaron prefirieron no explicar los motivos invocados para tirarse de los barcos. El artículo que firma George Arbuthnott, periodista especializado en esclavitud moderna, agrega que autoridades de pesca de las islas iban a intervenir ante la empresa taiwanesa, destaca que en 2014 otros tres pescadores taiwaneses cayeron al mar y nunca aparecieron, y que el gobierno kelper analizaba la posibilidad de crear una comisión para que quienes salten de los barcos y lleguen a las islas reciban atención y apoyo (sic).

“El tema se les va de las manos, pero no es nuevo”, aclara Schvartzman y exhibe notas de prensa con antecedentes. “En 2007 dos tripulantes saltaron de un potero taiwanés en Bahía de la Anunciación después de sufrir abusos y maltratos físicos. Esos barcos amarraban en Puerto Argentino para hacer gestiones administrativas, pero como los tipos se escapaban empezaron a hacerlas en Bahía de la Anunciación o directamente en altamar, así no los ven”, explica. “El mismo año desaparecieron dos tripulantes del Jih Da Gan, que en 2005 había sido capturado por Prefectura pescando en la zona económica exclusiva argentina y que en 2013 estaba otra vez operando en Malvinas”, relata. En 2012 siete tripulantes vietnamitas del Sing Jung Yu 8, de Taiwan, saltaron fuera de borda mientras estaba anclado en Puerto Argentino, reportó la South Atlantic Remote Territories Media Association (Sartma.com 12-2-12). El jefe de la policía de Malvinas, Len McGill, afirmó hace un año que desde 1985 hubo 35 reportes de “hombre al agua” (sic), de los que resultaron 89 personas perdidas en el mar: 79 fueron rescatadas con vida y en los otros diez casos sólo recuperaron los cuerpos. Agregó que la policía atendió 122 muertes a bordo de los barcos, “desde asesinatos hasta incendios, hasta gente teniendo ataques de corazón o enfermedades” (Penguin News 2-5-14).

El 26 de febrero último el barco taiwanés Hsiang Fu Chuen desapareció sin dejar rastros, con sus 49 tripulantes indonesios, filipinos, chinos y vietnamitas. Fuentes de la base aeronaval Almirante Zar de Trelew citadas por el diario Jornada informaron que hicieron una búsqueda sin resultados y que al tiempo del último contacto el pesquero estaba a 1300 millas de la costa. Schvartzamn muestra dos fotos del barco tomadas tres años atrás frente a las Malvinas y explica que “operaba bajo licencia británica en 2012 y probablemente también cuando desapareció”.

En 2011 marineros indonesios embarcados en los pesqueros surcoreanos Shin Ji y Oyang 75, que faenaban en aguas neocelandesas, abandonaron el barco alegando maltratos físicos, psicológicos y sexuales por parte de sus superiores, que además no les pagaban. El episodio fue el disparador de denuncias de trabajo forzoso y explotación. La repercusión del caso derivó en investigaciones de los gobiernos de Nueva Zelanda y de Corea del Sur, que confirmaron graves violaciones de derechos humanos, abusos físicos y sexuales, no pago de salarios y falsificación de documentos, pero ningún responsable llegó a ser juzgado por esos delitos (“Forzados a la esclavitud”, estudio de la Universidad de Auckland, Nueva Zelanda, 2013). El registro satelital de uno de esos dos barcos, el Oyang 75, lo ubica a fines de abril saliendo desde Malvinas hacia el Atlántico. “Ese barco, que tenía un observador neocelandés a bordo cuando pescaba con licencia de ese país, fue embargado por el gobierno de Nueva Zelanda por esclavitud y sobrepeso, entre otras causas, y ahora pesca con licencia de Malvinas”, explica Schvartzamn.

“A la Argentina no le pedirían nunca una licencia porque eso implicaría la obligación de tener parte de la tripulación argentina, descargar en puerto argentino, procesar en fábricas argentinas y tener observadores a bordo, regulaciones que se exigen en cualquier país del mundo. Inglaterra lo único que hace es cobrar las licencias, que van de 200 a 300 mil dólares (la cifra no es pública) pero no exige ningún requisito laboral, ambiental o de seguridad, y tiene apenas cinco observadores para 150 barcos”, precisa.

–¿Para qué pagan esa licencia si pueden pescar en aguas internacionales?

–Para blanquear la captura, para decir “pescamos bajo licencia inglesa”. Eso les sirve ante la Unión Europea y Asia, que son quienes les compran. La otra clave está en Uruguay. Esos barcos no tienen acceso a puertos de la Argentina, Chile o Brasil pero pueden operar por el apoyo logístico que obtienen en el puerto de Montevideo, donde todos los años se prenden fuego uno o dos pesqueros. El diez por ciento lleva la captura a Asia, pero la mayoría lo hace en barcos frigoríficos en altamar o en Montevideo, donde les cobran por amarrar y por el blanqueo de la captura, y donde cargan combustible y hacen el mantenimiento mínimo para poder seguir. El Ministerio de Agricultura de Uruguay les permite blanquear la captura y las agencias marítimas se llevan la tajada más grande.

Fuente: http://www.pagina12.com.ar/

Archivo General

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...