domingo, 29 de marzo de 2015

La cuestión Malvinas


La cuestión Malvinas

Escrito en castellano y en inglés, Malvinas Matters fue editado por la embajada argentina en Londres y generó polémica cuando Alicia Castro se lo envió a los legisladores británicos el mes pasado. Es una recopilación de ensayos escritos por especialistas argentinos e ingleses donde se analizan la disputa sobre la soberanía, la militarización y la economía del archipiélago. Aquí se reproducen los fragmentos elaborados por el historiador Richard Gott, que recuerda cuando Gran Bretaña quiso devolver las islas, y por el periodista Seumas Milne, que critica al “vestigio colonial”.

Hace más de cuarenta años, en noviembre de 1968, viajé a las Malvinas con un grupo de diplomáticos británicos de alto rango en lo que fue la primera tentativa de Gran Bretaña de abandonar las islas y devolverlas a la Argentina. Lord Chalfont, entonces alto funcionario del gobierno laborista en el Ministerio de Asuntos Exteriores, fue el líder de esta expedición en la que tuvo la poco envidiable tarea de tratar de persuadir a los 2 mil isleños de que el imperio británico podría no durar para siempre y que, por lo tanto, deberían empezar a considerar que sería mejor para ellos ser amigos de su más próximo vecino, la República Argentina, que desde mucho tiempo atrás venía reclamando las islas. Era el momento en que Gran Bretaña, por razones financieras, estaba abandonando su presencia “al este del Canal de Suez” y pensando en formas de liquidar los últimos restos de su imperio.

En 1967, los británicos ya habían deportado por la fuerza a los habitantes de Diego García, reubicándolos en Mauricio y en las Seychelles sin demasiada repercusión negativa en la prensa, y entregado las islas a los Estados Unidos para establecer una gigantesca base aérea en plena Guerra de Vietnam (base que más tarde fue también utilizada para bombardear Irak). Las Malvinas eran las siguientes en la lista. Tal vez se les podía pagar a los isleños para que se fueran y establecieran granjas para la cría de ovejas en Nueva Zelanda.

Viajé desde Montevideo con media docena de periodistas británicos y durante diez días visitamos casi todas las granjas y poblados en las dos islas principales, volando en un pequeño avión o en el helicóptero del buque HMS Endurance. Yo estaba totalmente a favor de las propuestas de Chalfont, y escribiendo para el diario The Guardian traté de explicar a los lectores lo que él estaba tratando de hacer. Sin embargo, el clima no era propicio: en todas partes nos recibieron con la bandera británica y las mismas consignas –“Chalfont Go Home” y “Queremos seguir siendo británicos”–, que ya podíamos ver desde el aire antes de aterrizar. En nuestro último domingo en las islas, en la pequeña catedral en Puerto Argentino cantamos el himno con que culminan los oficios religiosos coloniales: “El día que nos dio el Señor se ha terminado”.

Pero no hubo caso. Los isleños fueron inflexibles. No querían tener nada que ver con Argentina. Chalfont tuvo que partir, prometiéndoles que nada ocurriría sin su consentimiento. La gente a veces me pregunta por qué los argentinos hacen un alboroto infinito sobre las islas que llaman “Malvinas”. La respuesta es simple: las Malvinas pertenecen a la Argentina. Sucede que han sido usurpadas, ocupadas, pobladas y defendidas por el Reino Unido. Debido a que el reclamo de la Argentina es perfectamente válido, su disputa con Gran Bretaña nunca va a desaparecer; y como gran parte de América Latina hoy tiene gobiernos de izquierda nacionalistas, el gobierno de Buenos Aires cuenta con un apoyo cada vez más amplio en el continente –y también en otros lugares–, para el creciente desconcierto de Gran Bretaña.

Todos los gobiernos de Argentina, de cualquier signo político, seguirán reclamando las Malvinas. Las Malvinas fueron usurpadas por Gran Bretaña en enero de 1833, durante una época de dramática expansión colonial. Gran Bretaña y Argentina han estado en desacuerdo desde entonces acerca de los distintos aspectos de la ocupación británica, y durante gran parte del tiempo las autoridades británicas han sido conscientes de la debilidad relativa de su posición. La historia muestra que los sucesivos gobiernos británicos han considerado su pretensión sobre las islas como débil, y algunos han favorecido las negociaciones, como el gobierno de Harold Wilson, en 1968, y el de Margaret Thatcher, en 1981.

James Callaghan, cuando fue ministro de Relaciones Exteriores en la década de 1970, advirtió que “hay que ceder algo de terreno […] y estar preparados para discutir un acuerdo de arriendo (lease-back)”. El miembro del gabinete señaló que “hay muchas maneras en que la Argentina podría actuar contra nosotros, incluyendo la invasión de las islas [...] y no estamos en condiciones de reforzar y mantener la defensa de las islas como un compromiso a largo plazo. La alternativa de mantenernos firmes y aceptar las consecuencias no es, por lo tanto, practicable”.

Una década más tarde, en 1982, Gran Bretaña y Argentina estaban en guerra por las islas, y casi un millar de personas perdieron la vida. El reclamo argentino sigue siendo bueno y nunca va a desaparecer. En algún momento, la soberanía y el lease-back tendrán que estar en la agenda de nuevo, independientemente de los deseos de los isleños. (...)

Esto no es libre determinación. Es un vestigio colonial ruritano

Cuando en un referéndum hay 99,8% de votos afirmativos, podemos estar seguros de que algo raro está pasando. Y a pesar de la insistencia de David Cameron en que la votación estilo Corea del Norte en las islas “Falkland” –o Malvinas, como se las conoce en la Argentina– debe ser tratada con “reverencia”, es claro que se trata de uno de esos casos.

Lo cual no significa que haya habido fraude. Sin duda, 1.514 residentes de las islas realmente votaron a favor de la continuidad del dominio británico. La única sorpresa fue que tres isleños se atrevieron a arruinar los apasionados coros de Land of Hope and Glory votando en contra. (...)

¿Qué otro resultado puede razonablemente esperarse al poner el futuro de las islas en manos de la minúscula población de colonos británicos, la mayoría de ellos ni siquiera nacidos allí, pero subsidiados a razón de 44.856 libras por cabeza (66 mil dólares) para mantener el retrocolonialismo estilo Rhodesia al que están acostumbrados? Al otorgarles poder de veto a los colonos sobre cualquier cambio en el estatus de las islas, el gobierno británico pretende evitar el punto central del conflicto. Pero esto no va a ser reconocido ni por la Argentina ni por América Latina, Africa o Naciones Unidas –que considera este vestigio imperial como un problema de descolonización–, ni por Estados Unidos, que es neutral en la disputa. Todos llaman a negociaciones de soberanía, que Gran Bretaña rechaza.

El argumento es que los isleños tienen el derecho a la libre determinación, a pesar de que se encuentran a 450 kilómetros de Continente y al otro lado del mundo con respecto a Gran Bretaña. Sin duda, tienen derecho a que sus intereses y modo de vida sean protegidos, y al autogobierno. Pero el derecho a la libre determinación depende de quién decide el futuro de qué territorio, y como la disputa es sobre si las islas son parte de continente nacional argentino o no, se trata también de quién debe ejercer ese derecho. La libre determinación requiere de un pueblo reconocido como tal y viable para ser independiente, razón por la cual la ONU ha rechazado la aplicación de este principio a las islas. Es evidente que los residentes de, digamos, los Wallops de Hampshire, con una población de tamaño similar a la de las Malvinas/Falklands, no pueden ejercer ese derecho. Ni puede la colonización forzosa de tierras ajenas legitimar la aplicación del principio de libre determinación. (...)

El escritor argentino Jorge Luis Borges describió célebremente la guerra como “dos pelados peleando por un peine”. Una generación más tarde,el descubrimiento de reservas de petróleo y gas potencialmente importantes alrededor de las islas, el desarrollo de la industria pesquera y la creciente importancia de las rutas marítimas antárticas han cambiado el panorama. Por mucho tiempo, el pensamiento político establecido ha dictado que después de la guerra de 1982, en la que más de 900 personas perdieron la vida, ningún político británico podía permitirse siquiera insinuar
la idea de un compromiso sobre Malvinas. (...)

http://www.perfil.com/

sábado, 28 de marzo de 2015

La militarización en Malvinas no es por una amenaza argentina


La militarización en Malvinas es injustificable

Especulación política y control del Atlántico Sur.

Veteranos de Guerra argentinos y los  Kelpers reconocen que no existe riesgo alguno de una acción militar.

En medio de una situación económica complicada, el secretario de Defensa del Reino Unido, Michael Fallon, justificó el gasto militar el pasado martes 24 ante la Cámara de los Comunes, con un argumento falaz.

Fallon intentó convencer a los parlamentarios laboristas y conservadores de que "la Argentina sigue siendo una amenaza muy viva", por lo cual resulta necesario enviar dos helicópteros, instalar nuevos misiles antiaéreos, mejorar sistemas de comunicación en el archipiélago y modernizar equipos que utilizan los 2 mil soldados británicos estacionados en las islas australes.

El diario sensacionalista The Sun manifestó la inquietud del Reino Unido porque supuestamente la Argentina estaría negociando la compra de doce bombarderos rusos con el gobierno de Vladimir Putin, lo cual fue desmentido por el Ministerio de Defensa de Argentina.

Fallon avaló la idea de que la Argentina se rearma con ayuda de Rusia pero dijo no haber podido constatar la supuesta compra de aviones rusos. Y que es “una amenaza creciente”, de “agresividad” y de las alianzas con China y Rusia. 

También comentó las perspectivas de futuras adquisiciones. Retomaba así un tema que había sido anticipado por el diario sensacionalista The Sun, que anticipó el plan y lo relacionó con la posible compra de cazabombarderos rusos de última generación Su-24. Tanto Argentina como Rusia negaron que existan perspectivas de una compra, fuentes del ministerio indicaron que se está evaluando la compra de material aéreo militar a China.  

En un comunicado, la cancillería argentina dijo que “además de inverosímil, resulta absolutamente injustificable que se agite el fantasma de una presunta ´amenaza argentina´ para aumentar el presupuesto militar británico y consolidar la creciente militarización de las islas”.

La postura británica coincide con los ataques discursivos del gobierno de Barack Obama hacia Rusia, por lo cual se estima que Londres intenta aceitar la vieja alianza, ante la soledad diplomática que padece en torno del conflicto de Malvinas.

Cuestionado por la OTAN por el conflicto con Ucrania, Moscú sostiene que "Crimea es mucho más rusa que Malvinas británica".

La advertencia sobre un supuesto apoyo del gobierno Putin a la Argentina no sólo le sirve a Londres como excusa para aumentar su presupuesto militar, sino también como guiño a Washington que en los últimos tiempos no defendió a su viejo aliado con entusiasmo respecto de Malvinas.

También se especuló que el gobierno del conservador David Cameron intenta captar votos nacionalistas para la elección del próximo 7 de mayo, en la cual aspira a conquistar un segundo mandato hasta el 2020.
Cameron sostiene una dura porfía con los laboristas, ya que las encuestas indican que ambas fuerzas poseen una intención de voto similar.

Sin embargo, el primer ministro deberá esmerarse para demostrar una supuesta agresividad argentina ya que, más allá del énfasis puesto en la recuperación de las islas Malvinas, desde la reinstauración de la democracia ningún gobierno se planteó el suicidio de un nuevo conflicto armado.

El principal periodista Kelper en Malvinas, John Fowell, dijo: “No temblamos de miedo en anticipación de otra invasión, pero nos gustaría que la Argentina dejase de lado su reclamo anacrónico de soberanía”. El editor del periódico Pinguin News indicó también que, en su opinión, “lo que hemos visto esta semana es un ejemplo de cómo los políticos y los medios más sensacionalistas pueden crear un monstruo de un ratón”.

Además, utilizó el humor para señalar el flaco estado del material militar argentino: “Dado el estado del material militar y naval argentino, el mantenimiento y la renovación puede parecer algo extraño, pero es bastante normal en fuerzas que pueden costearlo”.

Para quienes participaron de la guerra de 1982 también parece impensable el uso de la fuerza. “A pesar de que durante el conflicto la disparidad tecnológica era importante, la diferencia que existe hoy es mucho más grande”, explicó el responsable de un escuadrón aéreo durante el conflicto de 1982, que pidió anonimato.

Desde su perspectiva, “no hay ningún indicio de que nuestro país pueda pensar en una opción militar, el último material aéreo que se sumó a la fuerza fue en 1997 (los A4-AR), hoy se están evaluando distintas opciones”.

La diferencia con 1982 no surge sólo del material aéreo, explica el oficial retirado, “en ese momento los aviadores tenían muchas más horas de vuelo de las que pueden tener hoy los efectivos de la fuerza, además hay otra diferencia que es cualitativa, porque en aquel momento no sólo había más horas de vuelo, sino que incluían más prácticas de tiro y otras requeridas para contar con la aptitud en combate”.

Para algunos el mensaje británico es para consumo interno ante la próxima elección. Para otros forma parte de una apuesta estratégica a largo plazo que busca justificar la presencia militar británica en el Atlántico Sur.

Más allá de las diferencias, argentinos y kelpers coincidieron en que no tienen ningún sustento los temores a una eventual acción militar argentina, ventilados esta semana por el ministro de Defensa británico, Michael Fallon.

La cancillería nacional insistió en que la Argentina no tiene ninguna hipótesis de conflictos con terceros países, pero la reivindicación de la soberanía sobre las islas australes está incorporada a la Constitución Nacional.

El Reino Unido no acató ninguna de las 40 resoluciones de Naciones Unidas que instaron a negociar ambas partes, además de numerosas declaraciones de organismos regionales como Unasur, Mercosur y Celac, y de otros entes internacionales como el Grupo 77 y China.

Referencias
http://www.telam.com.ar/
http://www.perfil.com/


jueves, 26 de marzo de 2015

Oficialismo y oposición criticaron al Reino Unido por el refuerzo militar de las Malvinas


Oficialistas y oposición criticaron al Reino Unido por el refuerzo militar de las Malvinas

Hubo consenso entre legisladores para condenar la decisión de Londres de mejorar la defensa de las islas por lo que definió como "una amenaza muy viva". Piden que Rossi y Timerman informen de la situación
Una vez más, las acciones de Reino Unido sobre las Islas Malvinas logran parar al oficialismo y a la oposición en la misma vereda. El anuncio del secretario de Defensa, Michael Fallon, sobre el incremento del gasto militar en el archipiélago cosechó expresiones de reprobación en las principales fuerzas con representación en el Congreso.

El senador por Proyecto Sur, Fernando "Pino" Solanas, calificó como "bravuconada neocolonialista" a la medida de Londres, mientras que el diputado radical Julio Martínez lo describió como "otra provocación inadmisible e intolerable" no solo hacia la Argentina, sino también "un insulto para la inteligencia de la comunidad internacional".

Fallon defendió la resolución del gobierno de David Cameron al considerar que existe una "amenaza muy viva" de que exista un conflicto en la región. La prensa de ese país sugirió que la Argentina podría intentar recuperar las islas con ayuda de Rusia.

La sospecha del Reino Unido tampoco pareció viable a los ojos del titular del bloque de diputados del PRO, Federico Pinedo. "Los ingleses saben que los argentinos pusimos hasta en nuestra Constitución que la recuperación de Malvinas sólo puede hacerse conforme al derecho internacional, así que su militarización obedece a política interna o a intereses militares", observó.

El martes, el canciller Héctor Timerman sostuvo que el gobierno británico "utiliza" el tema de manera política. Al respecto, la jefa del GEN y precandidata presidencial Margarita Stolbizer señaló que "si quieren usar electoralmente el tema Malvinas y hacerles gastar dinero a los contribuyentes británicos, es una cuestión de ellos" y remarcó que la Argentina debe "fijar" una posición "independientemente de estas provocaciones de los británicos".

La diputada fustigó al Ejecutivo nacional al considerar que "cae una vez más en la sobreactuación y las bravuconadas para fijar posiciones en materia de política exterior", por lo que consideró que "son unos irresponsables y llevan a la Nación a los peores lugares en la consideración mundial".

También Solanas también cargó contra la política del gobierno nacional al señalar que "se han perdido más de dos décadas en políticas erróneas y entreguistas" mientras Gran Bretaña "avanza sobre nuestros recursos petroleros y pesqueros y que además, solidifica su presencia militar a escasos 500 kilómetros de nuestras costas".

En tanto, el diputado aliado al massismo Alberto Asseff (UNIR) presentó un pedido para que se cite a Timerman y al ministro de Defensa, Agustín Rossi, para que informen sobre la situación en Malvinas.

Por su parte, el senador kirchnerista Ruperto Godoy aseveró que "en lugar de seguir militarizando el área de las Islas Malvinas, correspondería que el Gobierno inglés se siente a la mesa de negociaciones, tal como establece Naciones Unidas, para notificarse que la Argentina no maneja ninguna hipótesis de conflicto en ningún lugar del mundo". Presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores y Culto de la Cámara alta, Godoy enfatizó que "el reclamo pacífico por la soberanía de Malvinas es una política de Estado que apoyan todas las fuerzas políticas y sociales de la Argentina".

miércoles, 25 de marzo de 2015

Plataforma petrolífera británica busca yacimientos al norte de Malvinas


Plataforma petrolífera británica busca yacimientos al norte de Malvinas 

El atropello británico no solo abarca el suelo de Malvinas, sino también el Mar Argentino.

A partir de marzo de este año, arribó al norte de Malvinas, la plataforma petrolífera Eirik Raude para tratar de hallar yacimientos de crudo, a 530 km de las costas de Santa Cruz. Hoy ubicada en -49.39166, -59.11408.

Fue, precisamente, en esa zona donde se descubrió petróleo offshore , por primera vez durante el 2010. El yacimiento es conocido como Sea Lion ( León Marino ), lo hizo Rockhopper, pero fue demasiado modesto en tamaño para atraer interés de grandes grupos energéticos. No obstante los Kelpers creen que esos bajos  ingresos fiscales asociados al crudo podrían todavía hacer una diferencia para su escasa población, (implantada por los británicos, luego de la usurpación de las islas Malvinas). Creen  que la producción del yacimiento León Marino puede empezar a bombear petróleoo en 2017, pero la preocupación por los desafíos que implican operar en el océano Atlántico Sur, y las demoras para conseguir respaldo financiero, alargan los plazos.

La ambición colonial británica ya no tiene límites, y cree que puede tomar a su antojo en todo el Atlántico Sur. El colonialismo británico usurpa Malvinas y toma, unilateralmente, espacios marítimos, en torno a Malvinas, Georgias y Sandwich del Sur, que jamás estuvieron en disputa.


Con el falso pretexto británico de defender a los kelpers ! (colonia británica implantada luego de usurpar las islas Malvinas en 1833). Buscan sostener al enclave colonial, imponiéndose por la fuerza. 

La colonia británica de Kelpers, además de saquear los recursos pesqueros, dentro del Mar Argentino , especulan con la posible extracción de petróleo, y sueñan con ser un paraíso petrolero, mientras el Reino Unido desoye las resoluciones de Naciones Unidas que establece, no innovar en la zona bajo disputa de soberanía, es decir, ninguna de las partes puede modificar o alterarla. Y que violan al atribuirse derechos y atributos soberanos, que no tienen, sobre Malvinas. Dejando al descubierto la prepotencia e ilegalidad del accionar británico; que soslaya los llamados de Naciones Unidas para comenzar la negociación con Argentina y resolver el conflicto de soberanía. En lugar de ello, el colonialismo británico intenta presentar a la Argentina como una amenaza para los kelpers!!, cuando la amenaza, real y concreta, es el Reino Unido que invade a la Argentina al usurpar las Islas Malvinas, sin justificación alguna, instalando una colonia y luego una base, de la OTAN, para monitorear todo el Atlántico Sur, y proyectar sus pretensiones sobre la Antártida y sus recursos.

viernes, 20 de marzo de 2015

Malvinas : La caída del petróleo no desalienta el saqueo a las petroleras ilegales


La caída del petróleo no desalienta el saqueo a las petroleras ilegales

La explotación de la plataforma submarina cercana a las islas sigue su curso y empresas inglesas y estadounidenses avanzan en la perforación de pozos

La larga disputa diplomática que mantienen Argentina y Gran Bretaña no impidió que varias compañías petroleras chicas insistan con las ambiciones de bombear petróleo y gas aguas adentro a la altura de las Islas Malvinas.

La mayor parte del dinero que se está invirtiendo en estos meses –para perforar seis pozos a un costo de u$s 400 millones– lo aportan Premier Oil, que cotiza en Londres, y Noble Energy de Estados Unidos. Entre los socios chicos se encuentran la británica Rockhopper Exploration y Falkland Oil & Gas.

La primera vez que se descubrió petróleo offshore en Las Malvinas fue en 2010 en un yacimiento llamado Sea Lion ubicado al norte de las islas. El hallazgo, que lo hizo Rockhopper, era demasiado modesto en tamaño para atraer interés de grandes grupos energéticos, pero los ingresos fiscales asociados al crudo podrían todavía hacer una diferencia para la escasa población de las islas. Había esperanzas de que la producción del yacimiento Sea Lion pudiera empezar en 2017, pero la preocupación por los desafíos que implican operar en el océano Atlántico Sur, y las demoras para conseguir respaldo financiero, alargaron los tiempos. La caída de 50% en los precios del petróleo podría provocar aún más retrasos.

Sin embargo, Sam Moody, CEO de Rockhopper, insiste en que con un plan a menor escala para el yacimiento Sea Lion, que implica un gasto de capital inicial de u$s 1.800 millones o menos, se podría garantizar una inicio de producción antes de 2020. "Confiamos en que [Sea Lion] será aprobado", aseguró Moody.

Moody también insiste en que el yacimiento Sea Lion será desarrollado tenga o no éxito la campaña de exploración de este año en otras zonas de Las Malvinas. "Estamos hablando de cerca de 400 millones de barriles de petróleo recuperable. No recuerdo la última vez que se descubrió esa cantidad en el Mar del Norte británico".

La decisión del visto bueno definitivo para el yacimiento Sea Lion depende de Premier Oil, compañía del FTSE 250 que compró una parte mayoritaria del proyecto, y asumió como operador en 2012.

En enero Tony Durrant, CEO de Premier, admitió que la compañía podrá solo respaldar el yacimiento si se recuperan significativamente los precios del crudo Brent a más de u$s 50 el barril. El miércoles, cotizaba a u$s 53,05.

Cualquier compromiso firme de Premier con el desarrollo del yacimiento también dependerá del equilibrio entre las suposiciones realistas sobre los precios futuros del petróleo y las condiciones fiscales que ofrece el gobierno de Las Malvinas.

Las ¨autoridades¨ coloniales en Puerto Argentino esperan recibir el 9% de la explotación del petróleo en concepto de royalties según se propuso hace tiempo a los exploradores de petróleo. No obstante, los desarrolladores exitosos también pagarán un impuesto de 26% sobre las ganancias de las compañías.

Stephen Luxton, director de recursos minerales para el gobierno de los Kelper en Malvinas, defiende las condiciones que se ofrecen a los desarrolladores, consideradas entre las más generosas del mundo. "Es un importante principio para mantener la estabilidad fiscal porque las compañías estudian invertir en proyectos a 15 y hasta 25 años", aseguró. "Las compañías necesitan un buen retorno por trabajar acá, en una zona tan remota".

Luxton no quiere hablar sobre cuánto dinero podría entrar en las arcas del gobierno de las islas en el caso de que el yacimiento Sea Lion continúe con el desarrollo, aunque afirma que podría hacer a una gran diferencia. Las islas, donde viven menos de 3.000 personas, genera un PBI anual de 100 millones de libras, o menos de 30.000 per cápita. La economía de las islas tradicionalmente se basó en la cría de ovejas, si bien gran parte de los ingresos del gobierno ahora provienen de las exportaciones de calamares congelados. Todo eso podría cambiar si se avanza con el yacimiento Sea Lion. La primera etapa de su desarrollo podría proporcionar 60.000 barriles de crudo diarios y el gobierno podría recibir u$s 2.500 millones en impuestos petroleros durante 15 años.

miércoles, 18 de marzo de 2015

El ataque nuclear a Córdoba que los británicos harían con un misil



La intención británica de bombardear Córdoba

Thatcher amenazó lanzar un ataque nuclear en Argentina Continental

La ex primer ministro de Gran Bretaña Margaret Thatcher estaba dispuesta a usar armas nucleares contra el territorio argentino en el marco de la Guerra de Malvinas en 1982, según revela un libro sobre el ex presidente francés Francois Mitterrand.

La intención de Thatcher de usar cargas nucleares para definir la guerra por las Islas Malvinas fue abortado por la decisión de Mitterrand de colaborar con la “Dama de Hierro” y proporcionarle información sobre las armas que Francia le había vendido a Argentina.

martes, 17 de marzo de 2015

Habló, el gerente que denunció a la empresa que pescaba ilegalmente en Malvinas



Habló Benegas, el gerente que denunció a los japoneses de Pesantar

El ex empleado de la pesquera explicó cómo surgió la denuncia, su alcance y las sospechosas maniobras del Gobierno para reflotar a la empresa

El ex empleado de Pesantar y denunciante de la empresa de haber operado en las Islas Malvinas, violando a la Ley Federal de Pesca, Juan Benegas, habló hoy en programa “Vamos a Portarnos Mal” de Radio Cinco en donde ratificó su denuncia contra los empresarios japoneses y cargó contra el Gobierno provincial por haber levantado la suspensión del permiso de pesca.

Benegas recordó que la denuncia tiene su origen cuando el grupo empresario japonés Nissu decide comprar una empresa pesquera en Chile y en Argentina, y a través de la chilena obtiene el permiso británico de pesca. “El tema es que si estás pescando en Argentina no puede el mismo grupo económico tener el permiso británico. Lo que hizo Nissu, en una suerte de viveza criolla, después de 35 años de estar en Argentina y Chile, durante el 2014 compraron una licencia británica y la empezaron a usufructuar con el buque Unión del Sur, zarpando desde Punta Arenas”, relató.

El ex gerente de Pesantar, indicó pudo enterarse de la maniobra a través de un error en el destinatario de casillas de emails en donde comienza a recibir unos 50 correos, entre ellos uno de un ejecutivo japonés que rezaba ‘señores no les digan nada a los colegas de Argentina pero estamos pescando en Falklands [denominación kelper de las Islas Malvinas]’. “Ése email me llega en diciembre y yo siendo gerente de la empresa les pregunto a los empresarios de Pesantar ‘señores ¿por cuánto traicionarían a la soberanía de Japón? Y dicen ‘no, por nada’; entonces les digo ‘yo tampoco’ y le muestro el email”.

El denunciante dijo que ante la gravedad del hecho decide acercarle toda la información al legislador Jorge Lechman, quien mantiene una reunión con la gobernadora Fabiana Ríos que decide suspender el permiso de pesca provincial. “Yo me sentí respaldado cuando la Provincia toma el brazo de suspender los permisos. Obviamente la autoridad de aplicación para éste tipo de sanción es la Secretaría de Pesca, que tenía que probar que Nissu era el mismo grupo económico que la chilena. Si bien esa información estaba en Internet, se solicitó a Cancillería a la embajada de Tokio que era el mismo grupo económico”, señaló.

Maniobras sospechosas del Gobierno provincial

Benegas continúo diciendo que la Cancillería argentina –en su tiempo- recaba toda la información y en un expediente lo entrega a la Secretaría de Pesca de la Provincia, el cual “no tenía fisuras legales”. Sin embargo, cuando todo estaba dado para quitar los permisos a Pesantar, el gobierno decide levantar -en medio de la investigación- la suspensión provisoria del permiso de pesca y luego reclamar “más cuota de la reserva social para esta empresa sospechada e investigada”.

“Yo sigo peleando, y voy a seguir encima de esta situación. No tengo nada en particular contra la empresa Newsan pero de la misma manera que lo he expuesto en todos lados, esta empresa se compró en una situación irregular, una sospecha pública, e incluso la gente de Newsan en la revista ‘Mar y Pesca’ dicen que sabían que estaba sospechada cuando la compraron”, denunció Benegas.

“Mi objetivo no es generar un daño a la nueva compradora pero sí llegar hasta la últimas consecuencias para que Pesantar, que generó un daño a la soberanía y violar nuestra confianza, y encima decirle al mundo internacional de la pesca que estaban pescando en Malvinas y que no nos digan nada a nosotros”, sostuvo y sentenció que esto es “un papelón internacional”.

lunes, 16 de marzo de 2015

La base china en Neuquén y la preocupación por el uso militar

 
La base china en Neuquén y la preocupación por el uso militar

La decisión de Cristina Kirchner y su par chino, Xi Jinping, de avanzar con la estación espacial por encima de cualquier aval parlamentario no es el único dato llamativo del proyecto. Los "anexos reservados" que contienen la letra chica para el desarrollo final de la estación espacial que se firmaron con la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (Conae) están bajo siete llaves y empiezan a despertar sospechas. En medio de ese hermetismo, sólo se dio a conocer una parte del texto del acuerdo marco para su aprobación en el Congreso.

Legisladores de la oposición y, en reserva, oficiales de las Fuerzas Armadas se mostraron preocupados por una cuestión sensible: la posibilidad de que la estación espacial china, instalada en un predio de 200 hectáreas, en el futuro inmediato sea usada por Pekín con fines militares.

Hay más dudas que encierra el acuerdo que aprobó la mayoría kirchnerista en la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado y que se tratará en el recinto pasado mañana. Según los ocho artículos del acuerdo marco, se prevé una exención impositiva total para los chinos por los 50 años que durará la concesión de tierras; la Argentina "no interrumpirá las actividades normales" que se realicen en la estación espacial; los empleados de China que trabajen en Neuquén se regirán bajo la legislación de Pekín y el gobierno chino "mantendrá indemne a la Argentina de toda obligación que surgiere de reclamos de cualquier naturaleza".

Los obreros que trabajan en Neuquén bajo el auspicio del gobernador Jorge Sapag esperan terminar la estación e instalar la antena espacial en febrero de 2015. Así lo dijo el secretario de Gestión Pública de Neuquén, Rodolfo Laffitte.

Si las obras están tan avanzadas, ¿para qué se necesitará de un aval del Congreso para ratificar el acuerdo de Cristina Kirchner y Xi Jinping? En el Gobierno respondieron que las obras en marcha forman parte de la autarquía que tiene Neuquén para firmar acuerdos con otros países y que el trabajo actual sólo forma parte de la "construcción civil" de la planta. El equipamiento espacial llegará luego, con los empleados chinos.


La Comisión Nacional de Actividad Espacial (Conae) y la Agencia Nacional China de Lanzamiento, Seguimiento y Control General de Satélites (CLTC) trabajarán en conjunto en Neuquén una vez que se instale la estación espacial. Pero, según establece el acuerdo, la Argentina sólo podrá utilizar 10% de tiempo del trabajo de la estación, es decir, "2 horas 40 minutos por día para actividades científicas y tecnológicas". 

Laffitte aclaró que el momento de empleo de este tiempo dependerá del uso de la estación y los vuelos que tenga China al espacio profundo.

Tanto la letra chica del acuerdo de la Conae con CLTC como el pacto del gobierno de Neuquén con China figuran en anexos reservados que no se hicieron públicos en el Senado.

Fuentes calificadas de las Fuerzas Armadas dijeron que hay mucha preocupación por el eventual uso militar de la estación china en territorio argentino y no descartan que desde las antenas que se instalarán en Neuquén puedan realizarse tareas de seguimiento de misiles. En el Ministerio de Defensa explicaron que nunca fueron consultados por este proyecto con China.

La Conae descartó tajantemente la posibilidad de un uso militar de la estación espacial. El secretario general de la Conae, Félix Menicocci, se presentó el miércoles pasado en la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado para explicar los alcances del acuerdo firmado entre los dos países. Allí negó que vaya a estar implicado personal militar chino en el proyecto. Algo similar dijeron fuentes de la embajada de China en Buenos Aires.


Para el especialista en temas internacionales Felipe de la Balze, "la estación satelital en Neuquén, en particular la mencionada red de telemetría, seguimiento y control, es una tecnología de uso dual civil y militar. Tiene además de sus usos civiles, usos militares de enorme relevancia y que podrían implicar a nuestro país en un futuro conflicto militar entre los Estados Unidos y China".

domingo, 15 de marzo de 2015

Exhibirán el submarino británico que hundió al General Belgrano


Exhibirán el submarino británico que hundió al General Belgrano en la Guerra de Malvinas

El diario inglés Sunday Express asegura que el HMS Conqueror se convertirá en el primer submarino británico de posguerra en poder ser visitado

El HMS Conqueror se convirtió en el primer submarino nuclear inglés en disparar con intención cuando logró acertarle dos veces al crucero Belgrano en mayo de 1982, causando 323 muertes.

El ataque, que conmocionó a la Argentina, fue un eje de polémica ya que se afirmó que el acorazado estaba, técnicamente, fuera de una zona de exclusión marítima británica. Sin embargo, en el 2011, documentos revelaron que tenía órdenes de entrar en esa zona el día que se hundió.

Ahora, una nueva organización benéfica encabezada por el eurodiputado conservador David Campbell Bannerman ha revelado planes para preservar un "núcleo" de la Flota Memorial Malvinas.

sábado, 14 de marzo de 2015

La BBC echó al animador británico, que se burló de la guerra de Malvinas

 
La BBC decidió echar a Jeremy Clarkson, el líder de “Top Gear” que se burló de la guerra de Malvinas

El hombre que provocó en Argentina con las patentes de Malvinas estaba suspendido. Ahora lo despidieron.

Jeremy Clarkson conducía el programa de motor más visto del mundo, con 350 millones de espectadores en más de cien países. Pero el conductor de “Top Gear”, programa que comenzó en 1977, se quedó sin trabajo.

Clarkson, de 54 años, es violento, impulsivo y proclive a comentarios racistas. Ahora, como golpeó a un productor, la cadena británica decidió suspenderlo y luego despedirlo.

Las polémicas más recordadas

Clarkson, por ejemplo, puso en Twitter que a su perro, un terrier negro, lo llama Didier Drogba, el nombre de un futbolista de Costa de Marfil enrolado en el Chelsea. Aseguró que los mexicanos son perezosos, fraudulentos, bigotudos, recostados en una valla medio dormidos, mirando un cactus envuelto en una cobija con un agujero en el medio”.


Entre sus comentarios estuvieron, además, que los suicidas que se matan en las vías del tren son egoístas.
Clarkson y el programa fueron acusados recientemente de provocación por una patente en un auto que aludía a la guerra de las Malvinas, un hecho doloroso para los argentinos. A su vez, el presentador denunció que la caravana del equipo fue violentamente atacada en la Patagonia.

No era la primera vez que la emisión de Clarkson, o él solo, estaban en el centro de la polémica, aunque en otras ocasiones la BBC había aceptado disculparse, como en 2011, con lo de los mexicanos.

 http://www.losandes.com.ar/

viernes, 13 de marzo de 2015

Repudio a la extracción ilegal de petróleo en Malvinas

 
Repudio a la extracción ilegal de petróleo en Malvinas

La Unión Malvinizadora Argentina (UMA) ve con extremo desagrado el arribo de la plataforma de exploración petrolífera semisumergible, Eirik Raude, que tiene por objeto explorar seis pozos petroleros en nuestras  Islas Malvinas. Este miércoles se presentará anta la Legislatura de Tierra del Fuego un proyecto de resolución para que este rechazo se haga de forma institucional.

Desde la Unión Malvinizadora  entienden que este proceder es una clara violación a todas las resoluciones dictadas en los últimos 50 años por las Organización de las Naciones Unidas, en lo atinente a la Cuestión Malvinas, y significa un acto claramente altanero y anacrónico, no sólo a los ojos de nuestro país, sino frente a todos los habitantes del mundo que anhelan justicia, respeto e igualdad.

domingo, 8 de marzo de 2015

Malvinas: petroleras comenzaron la perforación del primero de seis pozos


Malvinas: petroleras comenzaron la perforación del primero de seis pozos

Las empresas petroleras  que se encuentran operando en aguas de las Islas Malvinas anunciaron este último jueves que comenzaron con la perforación de un pozo en el cuadrante Zebedee con la recientemente arribada plataforma sumergible Eirik Raude. Premier Oil comunicó que el pozo debido a las variaciones geológicas tiene una abanico de posible éxito de 9 a 52%.

De ser exitosa la perforación, el primer pozo de los cuatro que tiene programados Premier Oil en la cuenca norte de las Islas, “aumentaría significativamente los recursos de hidrocarburos en el campo de Sea Lion”, de acuerdo a lo informado por Falklands Oil & Gas, un asociado en dicho pozo.

Sea Lion se encuentra 220 kilómetros al norte de las islas  Malvinas, a unos 450 metros de profundidad. Los Hidrocarburos fueron descubiertos en ese campo por Rockhopper Exploration, ahora socio de Premier Oil, en 2011 y se probó su potencial comercial unos meses después.

Premier Oil que tenía programado desarrollar Sea Lion con una FPSO (unidad de producción, almacenaje y descarga), finalmente optó por un plan de desarrollo más dilatado con una plataforma de patas extensibles (TLP), debido al panorama en cuestión de precios, para el crudo en este último año.

Según el comunicado de Premier, la Fase 1 de Sea Lion tiene un objetivo de 293MMboe y su campaña de cuatro perforaciones pretende alcanzar una meta con potencial de mil millones de bbl sin riesgos.

El pozo exploratorio de Zebedee es el primero de seis programados por Premier Oil y Noble Energy. Se espera que las operaciones en dicho pozo no excedan los 30 días. Los pozos en la cuenca norte de las Islas se estima tendrán un costo de unos 50 millones de dólares cada uno.

El programa de perforaciones se ajusta al sigui ente detalle: tras Zebedee, sigue Isobel Deep, en la cuenca norte licencia PL004a; Humpback, al sur de las Falklands, Licencia del área sur; Jayne East, cuenca norte, Licencia PL004c; Chatham, cuenca norte, Licencia PL032; un segundo pozo de Noble Energy a decidirse ya sea al Sur o al Este de Falklands.

Samuel Moody, CEO de Rockhopper dijo estar muy contento que se haya comenzado con el programa de perforaciones en la cuenca norte de las Islas y que además se está apuntando a campos que ya habían sido demarcados por su empresa en 2012.

“Esta campaña de exploración expone nuestros accionistas a un abanico de perspectivas y riesgos que en caso de éxito sumarán significativamente al valor de nuestro campo de Sea Lion que ya ha sido debidamente evaluado”, enfatizó.

Por su parte Tim Bushell, CEO de Falkland Oil & Gas también se mostró entusiasta por el inicio de la campaña de perforaciones del 2015 y destacó que “si Zebedee resulta exitoso, sin lugar a dudas incrementará los recursos del campo de Sea Lion. que se encuentran dentro de nuestra área de licencias”.

http://www.shelknamsur.com/

martes, 3 de marzo de 2015

Los británicos querían bombardear el continente argentino


La Historia con la versión Oficial:

Durante la Guerra de las Malvinas en 1982, el Reino Unido dio el nombre en código Operación Black Buck (en inglés, Operation Black Buck), a la serie de siete misiones de extremadamente largo alcance encomendadas a los bombarderos Avión 698 Vulcan de la Real Fuerza Aérea (RAF), los que partiendo desde la isla Ascensión, atacaban las posiciones argentinas en las islas Malvinas. De estas siete misiones, solamente cinco fueron llevadas adelante. A cada una de esas misiones, se le dio un número correlativo. Y con escaso resultado. Sólo se destruyó un radar Argentino.

Archivo General

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...