domingo, 28 de diciembre de 2014

Malvinas : omiten la disputa de soberanía en informes para inversores que participen en el saqueo británico del petróleo


Malvinas : omiten la disputa de soberanía en informes para inversores que participen en el saqueo británico del petróleo 

La tensa relación con Argentina no aparece ni en el Código de Prácticas ni en el informe de Brough. Las acciones diplomáticas que el gobierno nacional lleva adelante en buena parte de los foros internacionales, los procedimientos contra las petroleras que operan en Malvinas y el bloqueo parcial de todo el Mercosur a los barcos que se dirigen a las Islas no son ni siquiera nombrados.

Aunque velada, la única alusión al conflicto es tal vez el punto 6.1.7 del Código de Prácticas, que recomienda a las multinacionales no exigir que la documentación de las empresas locales les sea enviada más de una vez por "las limitaciones que hay en las Islas Falkland (Malvinas) para las comunicaciones postales y electrónicas". Debido a su casi nula relación con el continente, el archipiélago recibe sus cartas a través de un avión inglés y utiliza internet satelital por la falta de fibra óptica.

Pero ni las acciones argentinas, ni las dificultades propias de las Islas, ni la pérdida de rentabilidad por la caída del precio del crudo son un freno para quienes sueñan con el "oro negro" malvinense: en 2015, las exploraciones se reanudarán en busca de nuevas regiones para la explotación petrolera.

En el Código de Prácticas que la Asamblea Legislativa Kelper votó para que las multinacionales contraten más empresas locales. Por el temor a perder inversiones, eligieron que el reglamento sea optativo
Su esperanza es que las multinacionales dejen en la región aunque sea un mínimo porcentaje de sus futuras ganancias. Para eso, la Asamblea Legislativa que gobierna, ilegalmente, las Islas reglamentó esta semana el llamado "Código de Prácticas para Contrataciones de las empresas de gas y petróleo y sus subcontratistas que operan en las Falklands (Malvinas)", una extensa guía con recomendaciones para la actividad de las multinacionales.

Por el temor a ahuyentar las inversiones o recibir una avalancha de presentaciones judiciales, los nueve legisladores acordaron que por ahora el Código de Prácticas no sea una ley, sino tan sólo una sugerencia: aquellas compañías que no deseen acatarlo, podrán hacerlo sin ninguna consecuencia.

El manager del programa de gas y petróleo en las Islas, Mike Brough, presentó el 28 de noviembre un informe sobre el proyecto, en cuya redacción trabajó desde comienzos de este año. Infobae accedió tanto al Código como a las recomendaciones del ingeniero de origen británico. En este último, el funcionario sugiere que la inclusión de las empresas locales no sea forzada por una ley, ya que sería abordar el problema "sólo con el método del garrote". Eso generaría el "peligro de que requisitos irreales/incumplibles desalienten las inversiones" e incluso daría pie a demandas judiciales, debido a que el Código es "discriminatorio porque propone un proceso de registro para la elegibilidad basado en los orígenes nacionales/sociales".

Su propuesta fue crear un Código de Prácticas voluntario que incluya un registro de empresas locales para que las multinacionales petroleras contraten o se asocien con ellas. La Asamblea Legislativa aprobó la iniciativa y la consideró bajo revisión por un período de 12 meses: en ese plazo será puesta en marcha, recibirán los comentarios tanto de las empresas internacionales como de las locales, evaluarán la posibilidad de establecer sanciones e incluso estudiarán la idea de convertir el Código en ley.

En su informe, el propio Brough reconoció que "la proporción del valor de los contratos puede ser fijado por las empresas de gas y petróleo en cifras tan bajas como el 1% (de participación local) y todavía estarían cumpliendo con el Código".

Barry Elsby, ex titular y actual integrante de la Asamblea Legislativa Kelper expresó "Creemos que las petroleras desean trabajar en estrecha colaboración con las compañías locales para asegurar que todo el trabajo posible sea llevado acabo por las empresas de las Islas. El Código de Prácticas que proponemos ha funcionado bien en otros países, pero monitorearemos su implementación", adelantó.

Brough postuló como modelo a seguir el caso de Noruega, donde la participación local en la explotación petrolera "ronda el 50% o el 60% y en algunos casos llega hasta el 80 por ciento". Pero el propio ingeniero inglés reconoció que se trata de "circunstancias muy diferentes" por la cantidad de obstáculos que hoy tiene Malvinas: la falta de infraestructura, un bajo desarrollo de la actividad industrial, la falta de mano de obra disponible por la limitada inmigración y un mercado laboral que ya trabaja casi a su máxima capacidad.

Mientras tanto, el documento se perfila para el desconfiado ojo argentino como un mero catálogo de buenas intenciones.

viernes, 19 de diciembre de 2014

Fracasa maniobra británica en el Comité de Descolonización de Naciones Unidas


Fracasa maniobra británica en el Comité de Descolonización de Naciones Unidas

El Presidente del Comité de Descolonización rechaza intención británica de invitarlo a Malvinas

El representante británico ante el organismo, se lamentó porque el presidente del Comité de Descolonización del organismo no acepta una invitación a viajar a las islas.

En una suerte de queja formal, el Foreign Office lamentó que el presidente del Comité Especial de Descolonización de las Naciones Unidas no aceptara una invitación de los kelpers a viajar a la islas Malvinas para que los escuche de primera mano y conozca lo que llamó un "floreciente territorio autonónomo"

El comunicado se emitió tras la reunión el martes último entre el embajador británico ante la ONU, Mark Lyall Grant, y el presidente del comité más conocido como C24, Xavier Lasso Mendoza, de origen ecuatoriano.

La reunión en realidad fue más amplia y se habló de otros casos de descolonización que se llevan en las Naciones Unidas, donde cada año, Argentina lleva su reclamo de soberanía.

Por lo general allí suele ganar una resolución en la que se llama al Reino Unido a dialogar por la soberanía de las islas. Hace unas semanas también estuvo en el comité, el secretario argentino de Malvinas, Daniel Filmus.
Desde hace años, los kelpers invitan a los funcionarios del Comité a conocer las islas, y sus costumbres. La última vez fue en noviembre pasado. Pero la invitación no fue aceptada.

"El martes 16 de diciembre, el Embajador del Reino Unido ante las Naciones Unidas se reunió con el Presidente del Comité Especial de Descolonización de la ONU para sostener un diálogo amplio sobre la función del Comité y la relación moderna y madura que mantiene el Reino Unido con los Territorios de Ultramar", dice el comunicado.

Concluye: "El Embajador del Reino Unido lamenta que el Comité Especial de Descolonización continúe desoyendo la invitación del Gobierno de las Islas Falkland a visitar las Islas para que compruebe por sí mismo la realidad de este floreciente territorio autónomo y escuche por qué los isleños desean seguir siendo un Territorio de Ultramar del Reino Unido. La postura del Comité de ignorar a las personas directamente afectadas es obsoleto e incompatible con su proclamado objetivo de ayudar a los pueblos de los territorios no autónomos a ejercer su derecho de autodeterminación."

Entre tanto, hoy, inesperadamente, el ministro de Defensa británico, Phillip Hammond, anunció en la Cámara de los Comunes que las islas recibierán una medalla del Atlántico Sur por lo que denominó su "coraje" y apoyo prestado al Reino Unido durante la guerra de 1982.

"Los actos de coraje de los isleños ejemplificaron su indomable voluntad y el compromiso personal para defender el derecho de las islas a la autodeterminación", aseveró el político conservador.

Ahora se espera el típico mensaje navideño del ministro David Cameron -en realidad todos lo emiten- en el que incluye una ferviente defensa británica de su visión sobre la autodeterminación de este terrirotorio en disputa con la Argentina.

El despropósito británico de hablar de autodeterminación, en un suelo sobre el que subyace una inocultable disputa de soberanía, reconocida por Naciones Unidas, es improcedente. Como también el intento de desvirtuar el derecho al principio de autodeterminación de los pueblos, que no es aplicable a un contigente implatado sobre suelo extranjero, como el caso de la colonia kelpers, traída desde Europa, luego de que el Reino Unido invadiera las Islas Malvinas, eche a los isleños argentinos e implante esa colonia para sostener una acto ilícito de usurpación.

 http://www.clarin.com/
 https://www.malvinasislasargentinas.blogspot.com

domingo, 14 de diciembre de 2014

Londres sabe desde 1910 que no tiene derecho sobre las Malvinas


Londres sabe desde 1910 que no tiene derecho sobre las Malvinas

En 1910 y en 1936, funcionarios y abogados el Foreign Office emitieron dictámenes que ponían en duda los títulos británicos para retener las Malvinas. “No es fácil explicar nuestra posición sin quedar como bandidos internacionales”, decía un memorando de 1936. Gran Bretaña nunca aceptó un arbitraje porque su posición tenía “ciertas debilidades”, y las islas debían ser conservadas “por razones estratégicas”.

A poco de planteada la crisis de las Malvinas, el gobierno británico removió todos los documentos sobre las Falklands que se hallaban en el Public Record Office: un archivo de papeles oficiales accesibles al público.

El Sunday Times reveló el 20 de junio de 1982 que, entre los documentos trasladados al Foreign Office, figuran varios en que los funcionarios de la propia cancillería británica pusieron en duda el derecho del Reino Unido sobre el archipiélago.

Ésta es una lista de los papeles que prueban las “dudas secretas” de la diplomacia inglesa acerca de ese derecho, invocado por el gobierno de Margaret Thatcher para librar la guerra del Atlántico Sur:

Memorando De Bernhardt (1910). A pedido del jefe del Departamento Americano del Foreign Office, Sidney Spicer, el investigador Gastón De Bernhardt preparó un memorando que condensaba la historia de las islas y los argumentos jurídicos de Gran Bretaña y la Argentina. Ese memorando sirvió como guía interna del Foreign Office hasta 1938. De Bernhardt dejó sentado lo siguiente:
  • “La cuestión de la soberanía fue específicamente excluida del acuerdo celebrado con España en 1771.” Este acuerdo contenía una cláusula secreta por la cual Gran Bretaña se obligaba a abandonar las islas, cosa que hizo en 1774.
  • “Durante 55 años, hasta 1829 (es decir, hasta 13 años después de proclamada la independencia de la Argentina), Gran Bretaña no mostró interés en las islas.”
  • “Gran Bretaña comenzó a reclamar la isla oriental sólo en 1829” (nunca la había reclamado durante el dominio español; ésta es la isla donde está Puerto Argentino).
Carta de Spicer (1910). En carta al propio De Bernhardt, Spicer confesó: “Es difícil evitar la conclusión de que la actitud del gobierno argentino no es enteramente injustificada, y que nuestra acción ha sido algo despótica”.

Memorando Fitzmaurice (1936). En febrero de 1936, el asesor legal George Fitzmaurice desaconsejó que Gran Bretaña sometiera la cuestión de las Malvinas a un arbitraje internacional: “Nuestra posición tiene ciertas debilidades. Pero nosotros hemos ocupado las islas durante más de un siglo (aunque sea ilegalmente, como dice la Argentina) y por razones estratégicas no podemos renunciar a ellas. De manera que lo más indicado es adoptar una línea dura”.

Memorando Troutbeck (1936). Ese mismo año, el jefe del departamento americano del Foreign Office, John Troutbeck, dejó sentada por escrito su opinión: “La dificultad [para sostener] nuestra posición es que la captura de las islas Falkland en 1833 fue un procedimiento arbitrario, si se lo juzga con los criterios de hoy en día. No es, por lo tanto, fácil explicar nuestra posición sin quedar como bandidos internacionales”.

Propuesta de devolver las islas a la Argentina (1940). Este documento figura en el índice del Public Record Office pero permanecerá secreto hasta el año 2015. El título, sin embargo, es suficientemente explícito: “Oferta hecha por el gobierno de Su Majestad para reunificar las islas Falkland con la Argentina y aceptarlas en arriendo”.

Memorando del Departamento de Investigaciones (1946). Este documento describe la ocupación británica de las islas, en 1833, como “un acto de injustificable agresión”.

Al margen de estos antecedentes, están los actos públicos, reveladores de que Gran Bretaña había abandonado toda pretensión de soberanía sobre las  Malvinas.

Constituida la Organización de las Naciones Unidas, registró el archipiélago como “territorio sin gobierno propio, bajo administración británica”: un modo elíptico de aludir a una colonia.

El Comité Especial de Descolonización (ONU) declaró que las Malvinas estaban sujetas al proceso descolonizador, urgido en 1960 por la Asamblea General de las Naciones Unidas.

En 1965, Gran Bretaña y la Argentina comenzaron a negociar el futuro de las islas en el marco de la ONU: Londres reconoció, de hecho, el status colonial de las Malvinas, su único argumento para demorar la reintegración del archipiélago a la Argentina era la voluntad de los isleños. La Corona ya no invocaba títulos sobre las islas.

El derecho a la autodeterminación, planteado por Gran Bretaña a favor de los isleños, sólo surge en el caso de una población que reclama su independencia: algo que nunca hicieron ni podrían hacer los 1800 habitantes de la colonia británica.

Ése era el último argumento del gobierno británico, que desde 1910 venia retrocediendo en sus posiciones –inauguradas en 1833 por Lord Palmerston con una firme defensa del derecho de soberanía de la Corona- hasta llegar al punto en que se hallaba el conflicto cuando, el 2 de abril, la Argentina ocupó las islas.
Fue entonces cuando Margaret Thatcher revivió la idea según la cual “the Falklands are British”: algo que, como lo revelan los documentos internos, nunca fue creído ni por el Foreign Office.

http://www.elhistoriador.com.ar/

sábado, 6 de diciembre de 2014

Los británicos de la BBC llevaban tres matrículas para el mismo coche


Los británicos de la BBC llevaban tres matrículas para el mismo coche

Se trata de evidencias contenidas en el informe oficial de la Policía de Tierra del Fuego, que establecen que el equipo del programa televisivo "Top Gear" llevaba consigo tres patentes para el mismo vehículo -lo cual constituye un delito en Argentina y en el Reino Unido-, y que habría intentado incendiar los coches deportivos con el presunto objetivo de generar mayor escándalo.


A principios de octubre, los integrantes del programa de la BBC fueron apedreados cuando recorrían la Patagonia con automóviles de lujo. El problema se generó porque el Porsche que utilizó Jeremy Clarkson, el histórico presentador del show de autos más visto del mundo, tenía la matrícula "H982FLK". El nombre alude inevitablemente a la guerra que enfrentó al Reino Unido con la Argentina en las Islas Malvinas: 82 coincide con el año del conflicto (1982) y FLK, con el nombre del archipiélago en inglés, Falklands.

 
Luego del episodio, los autos fueron abandonados. Las autoridades procedieron a quitarles las chapas patentes y los trasladaron a la Aduana.

La embajadora Alicia Castro volvió a reclamar a la BBC por la provocación por Malvinas

Londres, 5 de diciembre de 2014

CONSEJO EJECUTIVO DE LA BBC

A quien corresponda,

La Presidenta de la Junta Directiva de la BBC (BBC Trust), Rona Fairhead, nos ha informado en una carta recibida el 4 de diciembre que el Trust no puede considerar una queja hasta tanto no haya concluido el procedimiento formal ante el Consejo Ejecutivo de la BBC, y que "en primera instancia, el Director de Televisión quisiera enviar una respuesta adicional a su carta".

Por lo tanto, le remito esta carta –en adición a mi queja formal del 20 de octubre– a fin de ayudar al Consejo Ejecutivo, y, en particular, al Director de Televisión Danny Cohen, a realizar una evaluación mejor informada acerca del comportamiento ofensivo del equipo de Top Gear de la BBC durante su estadía en Argentina, y del subsiguiente relato de los hechos presentado por Clarkson en su artículo del diario Sunday Times del 5 de octubre. Preguntamos si este comportamiento cumple con las Directrices Editoriales de la BBC que establecen que, cuando trabaja en el extranjero, el personal de la BBC debe ser "...claro sobre nuestras intenciones al ingresar a otros países para trabajar". Además, las Directrices Editoriales establecen la responsabilidad de "evitar ofensas injustificables".

Consideramos que el comportamiento provocativo de Top Gear en Argentina y los comentarios ofensivos del Sr. Clarkson acerca del Gobierno de Tierra del Fuego –expresados como empleado de la BBC, sobre la filmación de un programa de la BBC–, se encuentran muy por debajo de las Directrices Editoriales de la BBC.

Como es de público conocimiento, Clarkson llegó a Tierra del Fuego, a tan sólo 600 kilómetros de las Islas Malvinas, alardeando con un auto con patente H982 FKL, que recordaba el año y siglas del lugar de la guerra. El conflicto en el Atlántico Sur–en especial la memoria de los caídos de ambos bandos en la guerra– no merecen una burla maliciosa, sino nuestra consideración y respeto.

El Sr. Clarkson sostiene que este número de patente era una "mera coincidencia" y que no tenía intención alguna de provocar. En su carta del 30 de octubre de 2014, el Director de Televisión de la BBC, Danny Cohen, se limita a reafirmar que la versión de Clarkson es correcta.

Envío adjunto un informe del Secretario de Asuntos Registrales e Institucionales en respuesta a las acusaciones difamatorias hechas por el Sr. Clarkson respecto al Gobierno de Tierra del Fuego. Debido a que la BBC no ha presentado una disculpa formal y, en cambio, tiene decidido emitir el programa, el Gobierno de Tierra del Fuego está considerando iniciar acciones legales.

También envío adjunto el informe oficial de la Policía Provincial de Tierra del Fuego, que contiene una descripción detallada de las medidas de seguridad y de los recursos provistos por las autoridades provinciales a fin de garantizar la seguridad y el cruce de los miembros del equipo de Top Gear hacia Chile. Esto demuestra la falsedad de las declaraciones de Jeremy Clarkson en el diario The Sunday Times y en otros medios, afirmando que el equipo de Top Gear fue intencionalmente "emboscado" por las autoridades provinciales, y que "echaron a los ingleses" para obtener un rédito electoral.

Este informe certifica que el 2 de octubre, cuando se preparaban para salir del centro de ski Cerro Castor, el automóvil del Sr. Clarkson (un Porsche modelo 1991, color gris) llevaba la patente H1 VAE. Según la autoridad británica de registro automotriz (DVLA por su sigla en inglés), la patente asignada a ese automóvil es H982 FKL, efectivamente colocada en el automóvil de Clarkson durante la mayor parte de su travesía por Argentina. La patente H1 VAE está asignada a otro automóvil (un Porsche modelo 2006, color blanco) que no fue parte del equipo de Top Gear en Tierra del Fuego. Adicionalmente, sabemos por el Departamento de Policía de Tolhuin que un tercer juego de patentes (BEII END) fue encontrado posteriormente en el interior de uno de los automóviles, luego de que fuera abandonado. (Ver las fotos adjuntas del auto con dos patentes distintas, y del tercer juego encontrado por la policía).

El reporte policial también nos informa sobre la intención del equipo de Top Gear de "incendiar" los tres autos deportivos en el camino a la frontera con Chile. Ese acto, alarmante e ilegal, fue impedido por las autoridades policiales. Estas también instaron al equipo de filmación a no abandonar los vehículos, pero ello fue ignorado. En consecuencia, las autoridades no tuvieron otra alternativa que tomar los autos en custodia.

Esto plantea al menos dos interrogantes:

1) ¿Cómo, si se trata de una coincidencia "inocente", tal como sostiene el Sr. Clarkson (y tácitamente el Director de Televisión de la BBC, Danny Cohen), puede explicarse la presencia de otros dos juegos de patentes para el mismo automóvil de Top Gear durante la filmación en la Patagonia? ¿Cuál era el propósito de tener tres juegos de patentes –una ofensiva, otra "inocente" y una tercera, escatológica y pueril– si no era con la intención de provocar y luego tratar de encubrir ese comportamiento?
Como el Consejo Ejecutivo de la BBC seguramente conoce, el cambio de patentes registradas de un automóvil constituye un delito, tanto en Argentina como en el Reino Unido.

2) Independientemente del hecho de que tanto el intento de incendiar los autos como abandonarlos a un costado de la ruta puede constituir un delito penal, ¿por qué el equipo de Top Gear querría quemar esos costosos bienes de la BBC?

Como demuestran claramente los informes que adjunto, cuando la población local se reunió espontáneamente para manifestarse en contra del equipo de Top Gear, las autoridades locales intervinieron de inmediato para garantizar la seguridad de todos los miembros del equipo británico, asegurando medios de transporte adecuados, plazas en un vuelo hacia Buenos Aires y coordinando un operativo especial para el cruce de la frontera con Chile.
Con el objetivo de retratar a los argentinos como salvajes –y sin reconocer la seguridad provista por el Gobierno de Tierra del Fuego– en su relato publicado por el diario The Sunday Times, Clarkson reflexiona sobre las razones que podrían haber causado las protestas. Razona que los problemas no tuvieron relación alguna con su provocación, sino que, en realidad, se debieron a otras causas: "Éramos ingleses..." ("We were English..."), concluye.

Ignora, por lo visto, que hay 250.000 británicos y descendientes de británicos que viven felizmente en la Argentina y gozan del respeto y la amistad de toda la sociedad. Desconoce que justamente en la Patagonia argentina, a escasos kilómetros de donde él se encontraba, vive una comunidad galesa de 70.000 personas.
Con la intención de denigrar a nuestro pueblo, nada dice de la excelente historia de cooperación entre la BBC y Argentina, con los programas "Walking Giants" y "BBC Patagonia" entre los ejemplos más recientes, en que los equipos británicos de producción han podido disfrutar de la amistad del pueblo argentino y de la plena cooperación del Gobierno de Tierra del Fuego.

Según pude mostrarle al Director de Televisión Sr. Cohen durante el breve encuentro que mantuve con él, hemos recibido numerosas cartas de apoyo por parte de ciudadanos británicos –incluyendo a miembros del Parlamento– que consideran a Jeremy Clarkson una "vergüenza" y están verdaderamente insatisfechos con el hecho de que sus impuestos contribuyan a financiar a un conductor de la BBC que se dedica a insultar a países extranjeros, como Clarkson ha hecho con México, India, y esta vez, Argentina.

Hemos leído que la BBC tiene previsto emitir este programa de Top Gear como un especial de Navidad. También hemos escuchado de muchas fuentes que la única razón por la cual la BBC podría tolerar el comportamiento de Clarkson, son los considerables ingresos que la BBC recibe gracias a su programa. Tal vez el Consejo Ejecutivo comparta con nosotros la idea de que todavía existen algunos valores más importantes que el dinero y las ganancias, siendo uno de ellos, el prestigio internacional de la BBC.

Estamos seguros de que estos nuevos hallazgos ayudarán al Consejo Ejecutivo de la BBC a dar la consideración adecuada a nuestro reclamo, así como a determinar si el comportamiento del Sr. Clarkson, y de su equipo, cumplió con las Directrices Editoriales de la BBC.

http://www.infobae.com/ 

jueves, 4 de diciembre de 2014

Un destructor británico que patrulla Malvinas es recibido por Chile


• UN DESTRUCTOR CON MISILES, DESTACADO EN LAS ISLAS USURPADAS, PARTICIPA DE FERIA DE MARINAS DE GUERRA

El destructor británico HMS Dragon asignado a la custodia de las Malvinas participa en Valparaíso de Exponaval 2014, una feria de defensa naval e industria del sector que organiza cada dos años la Armada de Chile. Michelle Bachelet inauguró ayer la exposición, que este año cuenta con 140 empresas expositoras internacionales, 32 delegaciones navales y stands de 29 países.

La Argentina sólo estará presente a través del agregado naval en Chile, capitán de navío Fabián D'Ángelo.
El destructor HMS Dragon, una de las más modernas unidades navales en servicio en la Marina Real Británica amarró el viernes 28 de noviembre en el puerto de Valparaíso, en visita oficial al país trasandino. El sitio web de la Royal Navy informó la zarpada con destino al Atlántico sur el 27 de octubre pasado, y consignó que relevará en esa misión al navío HMS Iron Duke que actualmente está en las islas Malvinas.

Luego de su arribo a Chile, el Dragon participó de maniobras junto a unidades de la Armada chilena, y retornó ayer a Valparaíso para tomar parte en la feria Exponaval Trans-Port 2014 que se extiende hasta el 5 de diciembre.

martes, 2 de diciembre de 2014

Lanzan videojuego que difama a los argentinos y defiende el colonialismo sobre Malvinas


Lanzan videojuego que difama a los argentinos y defiende el colonialismo sobre Malvinas

El reciente lanzamiento de un videojuego de disparos, no es del mejor gusto para los argentinos. En el nuevo 'Call Of Duty', Argentina pertenece al grupo de los "malos" y las Malvinas son Falklands, algo que no agradó mucho a los gamers.

El pasado 3 de noviembre salió a la venta el "Call of Duty Advanced Warfare", uno de los títulos más esperados para las consolas Playstation y Xbox. El juego de acción en primera persona, ambientado en el año 2054, causa polémica porque pone a la Argentina en el grupo de los "malos" y se refiere a las Malvinas como "Falklands".

A raíz de la aparición de este videojuego, el Diputado nacional Alberto Assef presentó un proyecto expresando su "repudio ante el uso de la denominación colonialista 'Falkland Islands' para referirse a nuestras Islas Malvinas en el juego Call of Duty: Advanced Warfare, distribuido por las firmas Activision y Square Enix.

La iniciativa solicita "dirigirse al Poder Ejecutivo Nacional a fin que suspenda su comercialización, hasta tanto se proceda a corregir el nombre de las islas, conforme a la Resolución 2065/65 de la Asamblea General de las Naciones Unidas y todos los posteriores pronunciamientos de la propia ONU y otros foros".

"Este juego, a la par que contiene groseros errores, contribuye a fomentar la violencia con cuestiones como que las Islas Malvinas serían inglesas y que los argentinos seríamos los malos. De tal manera, importa una falta de respeto inadmisible a 41 millones de habitantes", señaló el legislador massista através de un comunicado.

lunes, 1 de diciembre de 2014

Brasil y Chile dieron apoyo a la Armada británica


Denuncian que buques británicos recibieron apoyo de Brasil y Chile

En un gesto tendiente a desafiar el cerco que puso la Argentina alrededor de las islas Malvinas, buques y aviones militares de Gran Bretaña que se dirigen al Atlántico Sur se abastecen con la ayuda logística de Brasil y Chile, aunque podría haber otros países de América latina que también aportarían servicios a la armada británica.

Se trata de un tema tabú para muchos vecinos de la Argentina, ya que hay un acuerdo del Mercosur y la Unasur de 2010 que insta a los países de la región a acompañar al gobierno de Cristina Kirchner en la política de cerrarles puertos y bases militares a los británicos y a los malvinenses. La idea de un apoyo logístico a militares británicos también es un tema que niegan oficialmente en el Ministerio de Defensa y en la cancillería argentinos, así como en las administraciones de Dilma Rousseff y Michelle Bachelet.

Sin embargo, según pudo saber la nacion, desde hace dos años se comenta en círculos cerrados de diplomáticos y militares el apoyo logístico que brindaron Brasil y Chile a la Royal Navy y a la fuerza aérea inglesa apostada en Malvinas.(ver Aviones cazas Typhoon británicos irrumpen en espacio aéreo argentino no usurpado)

La primera denuncia pública sobre este espanoso tema la arrojó el ex vicecanciller de Carlos Menem y actual colaborador de Sergio Massa Andrés Cisneros. En su reciente libro, titulado Apuntes para una política exterior post kirchnerista, Cisneros expresa: "La Royal Navy ya se desplaza en maniobras con la marina brasileña en torno a la defensa de los yacimientos de presal y abastece, de una u otra forma, a las fuerzas armadas de algunos vecinos de la Argentina".

No sólo esto. En la página 526 de su libro, Cisneros revela que "existen fuertes presunciones de que buques de nuestros vecinos abastecen en alta mar a barcos militares británicos y de las islas y que otro de nuestros vecinos ha vuelto a permitir que aviones de guerra británicos hagan escala en su aeropuerto militar más importante". A su vez, en el capítulo IX, el ex vicecanciller dice: "La conducta de nuestros vecinos no parece uniforme: Brasil, que conoce el juego diplomático, maniobra con la Royal Navy". Y sugiere que ese apoyo se dio a cambio de un supuesto respaldo de Londres a Brasilia en sus aspiraciones de ingresar al Consejo de Seguridad de la ONU como miembro permanente.


Fuentes calificadas de la Cancillería y del Ministerio de Defensa admitieron a la nacion que hay un velado apoyo logístico de Brasil y Chile a militares británicos. "Existen diferentes tipos de apoyo: operaciones de entrenamiento conjuntas, asistencia portuaria a unidades británicas, reabastecimiento de combustible o reparaciones en alta mar o abastecimiento en continente camuflado como visitas de cortesía a un país", reveló un destacado funcionario del Ministerio de Defensa. Aclaró que el bloqueo a los barcos comerciales de bandera de Malvinas que ingresan a puertos de América latina se elude muy fácilmente desde que, en 2010, fue impuesta esa normativa: poco antes de ingresar a un puerto los buques cambian la bandera por la de otro país y logran amarrar sin inconvenientes.

Un funcionario de la Cancillería dijo a la nacion que hay acuerdos militares de Estado a Estado, al igual que convenios de diferentes provincias de países vecinos con Gran Bretaña. "Los acuerdos que logran van desde equipamiento naval hasta entrenamiento conjunto y asistencia a buques que provienen de la base militar de las Malvinas", dijo la fuente consultada. En esa misma línea, un funcionario de Defensa reveló que hace poco Chile recibió a la Fragata 45 de la Royal Navy y se detectaron vuelos ingleses rumbo a la zona de Punta Arenas. Existen foros online de militares británicos y especialistas de varios países latinoamericanos en los que se admite abiertamente el apoyo logístico a la Royal Navy desde Brasil y Chile, así como de otros países, como Perú, Colombia y Uruguay.

Estrategia con fisuras

De ratificarse abiertamente estas maniobras, se estaría violando un acuerdo que existe en la Unasur y el Mercosur. También sería una forma de confirmar que la estrategia de bloqueo de la Argentina encuentra fisuras. En el caso de Chile, sería también la postal de un retroceso a las épocas de la Guerra de Malvinas, cuando el entonces presidente de facto Augusto Pinochet ayudó logísticamente a los militares británicos desde el sur de su país.

Allegados al ministro de Defensa, Agustín Rossi, negaron a la nacion que hayan detectado este tipo de maniobras desde Chile, Brasil o de cualquier otro país latinoamericano. Pero aclararon que están "en alerta" y revelaron que hace unos meses trasladaron una queja a Chile porque advirtieron que un militar a cargo de un astillero naval estatal chileno viajó a Malvinas para reunirse con las autoridades locales para "hacer negocios".

En la Secretaría para la Cuestión Malvinas, que dirige Daniel Filmus y que depende de la Cancillería, explicaron a la nacion que "desde que se creó la secretaría nunca un avión británico fue abastecido en América latina. Si no, hubiéramos protestado contra Gran Bretaña". La secretaría de Filmus se creó en diciembre de 2013. Así, las maniobras militares podrían haberse dado antes de esa fecha. Aunque en esa secretaría agregaron que "es casi imposible" que eso sucediera porque -explicaron- hay acuerdos que prohíben que barcos y aviones que pasen por Malvinas sean abastecidos en el continente.

Ante una consulta de la nacion sobre este tema, la embajada de Gran Bretaña en Buenos Aires sólo atinó a responder: "No comments".

El Ministerio de Defensa de Brasil sostuvo a este diario que "basado en información de la armada de Brasil, la fuerza no provee apoyo en cuanto a tareas de abastecimiento a buques militares ingleses".


En tanto, fuentes del Ministerio de Defensa de Chile negaron que haya un apoyo a los buques o aviones ingleses. "Hoy las embarcaciones oficiales británicas tienen vedado el uso de puertos chilenos en todo el sur del país. Esto es en Punta Arenas, Puerto Montt o Talcahuano". Pero dijeron que desde Valparaíso, en el norte del país, los buques ingleses pueden recalar -como cualquier barco- para comprar combustible o víveres, o contratar servicios de reparaciones, sólo que en el caso de barcos ingleses deben ser autorizados por la cancillería de Chile.

Marcelo Díaz, el embajador chileno en Buenos Aires, negó un apoyo de su país a militares británicos. "La relación entre la Argentina y Chile es de mutuo respeto y diálogo permanente, por lo que adherimos al acuerdo de la Unasur que impide el apoyo a barcos apostados en Malvinas", dijo.

En el caso de Uruguay, Colombia y Perú, no hay datos fehacientes que avalen un apoyo. Sólo se conoce el escándalo que despertó en marzo de 2012 el intento de amarre del destructor HMS Dauntless en una visita de cortesía a Lima que se frustró.

Mujica quiere una invasión "con mujeres"

 El presidente de Uruguay, José Mujica, propuso a la Argentina recuperar las islas Malvinas "con las mujeres", una estrategia que el mandatario denomina "una invasión a cobija". Según Mujica, "ese partido había que ganarlo con las mujeres. Cruzar, casar, todo, todo. Sí, sí, eso era una invasión «a cobija». No puede ser que mil tipos te tengan dominado", aseguró el presidente de Uruguay en una entrevista con el periódico Miradas del Sur.

Según Mujica, hay que "invadir" Malvinas "con colchones y con almohadas" y abrir a sus habitantes "las puertas de la Argentina, que vengan a jugar al fútbol, absorberlos". Pero "a pueblos, no a ejércitos. Ahora se respaldan en los milicos", precisó Mujica.

La fragata inglesa que no pudo amarrar en Perú

En marzo de 2012 se produjo un escándalo público en América latina por un buque británico que tenía previsto amarrar en Perú para seguir viaje hacia las islas Malvinas. El destructor británico HMS Dauntless  había salido de Londres para reemplazar a la fragata HMS Montrose, que había patrullado la zona de Malvinas. Pero el acuerdo que había sellado el gobierno de Perú con Londres para recibir al buque inglés y abastecerlo en Lima provocó una fuerte tensión y hubo quejas de la Argentina. Luego de esos reclamos, Perú anuló la visita prevista de la fragata al puerto de Callao en solidaridad con la reivindicación argentina y con lo dispuesto por la Unasur.

 http://www.lanacion.com.ar/

domingo, 30 de noviembre de 2014

Malvinas y la mentira británica sobre el Tratado de Paz Arana-Southern de 1849

Vuelta de Obligado y los Tratado Arana – Southern – Lepredour

Juan M.de Rosas
La Batalla de Vuelta de Obligado dio como resultado la victoria diplomática y militar de la Confederación Argentina, debido al alto costo que demandó la operación. Implícitamente, la resistencia opuesta por el gobierno argentino obligó a los invasores a entablar conversaciones para poner fin a la intervención conjunta. Las negociaciones fueron largas y embarazosas, y concluyeron en mayo de 1849 con la firma del Tratado Arana-Southern-Lépredour. Las potencias europeas reconocieron a Oribe como presidente del Uruguay, los extranjeros de Montevideo fueron desarmados y las divisiones argentinas retiradas, mientras que la navegación del Paraná quedó como un asunto reservado a los argentinos. El tratado fue ratificado en Buenos Aires y Londres, pero no ocurrió lo mismo en Francia, y el negociador Lépredour regresó para convenir una nueva paz en el año 1850. Como el gobernador de Buenos Aires no cedió a las pretensiones francesas, hacia agosto de ese mismo año firmaron un tratado idéntico al anterior.

Gral José de San Martín
La firme actitud de Rosas durante los bloqueos le valió la felicitación del general San Martín y un apartado especial en su testamento: “El sable que me ha acompañado en toda la guerra de la independencia de la América del Sur le será entregado al general Juan Manuel de Rosas, como prueba de la satisfacción que, como argentino, he tenido al ver la firmeza con que ha sostenido el honor de la República contra las injustas pretensiones de los extranjeros que trataban de humillarla”.

Finalmente, tres meses antes de su muerte, San Martin se despide de Rosas, a quien nunca conoció personalmente, con una carta que le escribe desde Boulongne, el 6 de mayo de 1850:

“...como argentino me llena de un verdadero orgullo al ver la prosperidad, la paz interior, el orden y el honor, restablecidos en nuestra querida patria: y todos esos progresos efectuados en medio de circunstancias tan difíciles en que pocos estados se habrán hallado. Por tantos bienes realizados, yo felicito a Ud. sinceramente como igualmente a toda la Confederación Argentina.

Que goce Ud. de salud completa y que al terminar su vida pública sea colmado del justo reconocimiento de todo argentino. Son los votos que hace y hará sierre a favor de Ud. éste su apasionado amigo y compatriota Q.B.S.M “ (Que besa sus manos)
Firmado: Don José de San Martín.

La historia mitrista" haría todo lo posible porque no se cumplieran los últimos deseos de San Martín, de que Rosas “sea colmado del justo reconocimiento de todo argentino.”
El esfuerzo de muchos que incasablemente buscaron y buscan la verdad histórica, lograron que muchos argentinos colmen a Rosas del “justo reconocimiento”



Firma de los tratados de Paz

Tratado Southern-Arana

Felipe Arana, mtro. Rel. Exteriores
El 24 de noviembre de 1849 se firmó el Tratado Southern-Arana, por el cual Inglaterra reconoce la soberanía de la Confederación Argentina respecto a la navegación del Paraná y la del río Uruguay –en común con el Estado Oriental–. También devolvía la isla Martín García.

Henry Southern era el embajador del Reino Unido en Argentina y Felipe Arana, el ministro de relaciones exteriores de Juan Manuel de Rosas y firmaron el convenio, en el cual se reconocía a la Confederación Argentina la plena soberanía sobre sus ríos interiores, incluido el río Uruguay en común con la República Oriental.

Además se reconocía el derecho de la Argentina de solucionar sus diferendos con el gobierno uruguayo por vías pacíficas o bélicas sin intervención extranjeras, incluyendo el derecho a bloquear los puertos enemigos. También se le devolvían la flota capturada y la isla Martín García, y habría un desagravio de la bandera argentina por la flota británica. El Reino Unido se reconocía vencido.
Convención Arana-Southern

Buenos Aires, 24 de noviembre de 1849.

Por cuanto: habiendo sido concluida una Convención el día veinticuatro de noviembre del año de nuestro señor mil ochocientos cuarenta y nueve, por el ministro de Relaciones Exteriores, Camarista Dr. D. Felipe Arana, Plenipotenciario por parte del Gobierno de la Confederación Argentina, y Su Excelencia el honorable caballero, D. Henrique Southern, Plenipotenciario por parte de Su Majestad Británica, cuya Convención es literalmente como sigue:

El Excelentísimo Sr. Gobernador y Capitán General de la provincia de Buenos Aires, Encargado de las Relaciones Exteriores de la Confederación Argentina, y Su Majestad la Reina de la Gran Bretaña, deseando concluir las diferencias existentes y restablecer las perfectas relaciones de amistad, en conformidad a los deseos manifestados por ambos gobiernos; y habiendo declarado el de Su Majestad Británica no tener objetos algunos separados, o egoístas en vista, ni ningún otro deseo que ver establecidas con seguridad la paz e independencia de los Estados del Río de la Plata, tal como son reconocidas por tratados, han nombrado al efecto por sus plenipotenciarios, a saber:

Su Excelencia el Sr. Gobernador y Capitán General de la provincia de Buenos Aires, al Ministro de Relaciones Exteriores, Camarista Dr. D. Felipe Arana; y Su Majestad la Reina de la Gran Bretaña al Excmo. Sr. Ministro Plenipotenciario nombrado por Su Majestad cerca del Gobierno de la Confederación, caballero D. Henrique Southern; quienes después de haberse comunicado sus respectivos plenos poderes, y hallándolos en buena y debida forma, han convenido lo que sigue:

Artículo 1° – Habiendo el gobierno de Su Majestad Británica, animado del deseo de poner fin á las diferencias que han interrumpido las relaciones políticas y comerciales entre los dos países, levantado el 15 de julio de 1847, el bloqueo que había establecido en los puertos de las dos repúblicas del Plata, dando así una prueba de sus sentimientos conciliatorios, al presente se obliga con el mismo espíritu amistoso, a evacuar definitivamente la isla de Martín García, a devolver los buques de guerra argentinos que están en su posesión, tanto como sea posible, en el mismo estado en que fueron tomados, y a saludar al pabellón de la República Argentina con veintiún tiros de cañón.

Art. 2° – Por las dos partes contratantes serán entregados a sus respectivos dueños todos los buques mercantes con sus cargamentos tomados durante el bloqueo.

Art. 3° – Las divisiones auxiliares argentinas, existentes en el Estado Oriental, repasarán el Uruguay cuando el gobierno francés desarme a la legión extranjera, y a todos los demás extranjeros que se hallen con las armas y formen la guarnición de la ciudad de Montevideo, evacue el territorio de las repúblicas del Plata, abandone su posición hostil, y celebre un tratado de paz. El gobierno de Su Majestad Británica, en caso necesario, se ofrece a emplear sus buenos oficios para conseguir estos objetos con su aliada la República Francesa.

Art. 4° – El gobierno de S. M. B. reconoce ser la navegación del Río Paraná una navegación interior de la Confederación Argentina y sujeta solamente a sus leyes y reglamentos; lo mismo que la del Río Uruguay en común con el Estado Oriental.

Art. 5° – Habiendo declarado el gobierno de S. M. B. quedar libremente reconocido y admitido que la República Argentina se halla en el goce y ejercicio incuestionable de todo derecho, ora de paz o guerra, poseído por cualquier nación independiente; y que si el curso de los sucesos en la República Oriental ha hecho necesario que las potencias aliadas interrumpan por cierto tiempo el ejercicio de los derechos beligerantes de la República Argentina, queda plenamente admitido que los principios bajo los cuales han obrado, en iguales circunstancias, habían sido aplicables, ya a la Gran Bretaña, o a la Francia; queda convenido que el Gobierno Argentino, en cuanto a esta declaración, reserva su derecho para discutirlo oportunamente con el de la Gran Bretaña, en la parte relativa a la aplicación del principio.

Art. 6° – A virtud de haber declarado el Gobierno Argentino que celebraría esta Convención, siempre que su aliado el Excmo. Señor Presidente de la República Oriental del Uruguay, Brigadier D. Manuel Oribe, estuviese previamente conforme con ella, siendo esto para el Gobierno Argentino una condición indispensable en todo arreglo de las diferencias existentes, procedió a solicitar el avenimiento de su referido aliado, y habiéndolo obtenido, se ajusta y concluye la presente.

Art. 7° – Mediante esta Convención queda restablecida la perfecta amistad entre el Gobierno de la Confederación y el de S. M. B., a su anterior estado de buena inteligencia y cordialidad.

Art. 8° – La presente Convención será ratificada por el Gobierno Argentino a los quince días después de presentada la ratificación del de S. M. B., y ambas se canjearán.

Art. 9° – En testimonio de lo cual los Plenipotenciarios firman y sellan esta Convención.
En Buenos Aires, a veinte y cuatro de noviembre del año del Señor mil ochocientos cuarenta y nueve.

(L. S.) Felipe Arana.
(L. S.) Henry Southern.

Tratado Arana-Lepredour

En enero de 1950 llegaba el turno de un acuerdo con Francia y se firma el Tratado Arana-Lepredour.
Recordemos también que Francia estaba interesada en ampliar su influencia en América latina y, en particular, aumentar su presencia en el comercio rioplatense (todo esto, a partir de 1830). En 1838, una escuadra de guerra bloqueó el puerto de Buenos Aires, exigiendo para ciudadanos franceses residentes en la Confederación la eximición del servicio militar. El conflicto se resolvió con la firma del tratado Mackau-Arana, que estableció que los desacuerdos entre dos Estados solo se podían resolver por la vía diplomática.

Ambos tratados significaron el reconocimiento de nuestros derechos por las potencias europeas.

La falsa  propaganda británica sobre el Tratado de Paz Arana – Southern de 1949

El Tratado de Paz de Arana-Southern de 1849, firmado entre la Confederación Argentina y el Reino Unido, puso fin a un conflicto armado y sirvió para establecer la paz y terminar con el bloqueo anglo-francés en el Río de la Plata.

Una tergiversación ridícula, del Tratado de Paz de Arana-Southern (inventada por detractores de Juan Manuel de Rosas), y adoptada por la propaganda británica para intentar, justificar la usurpación de las islas Malvinas,. atribuyéndole a dicho tratado, de paz, referencias e implicancias improcedentes sobre la cuestión de Malvinas.

El Tratado de Arana-Southern en ninguno de sus párrafos habla de Malvinas y ni siquiera es prueba válida para las pretensiones británicas sobre las Islas Malvinas. Todo el contenido, de dicho tratado de paz, hace referencia a la retirada de la flota invasora británica de los ríos Paraná, de La Plata y limítrofe como el Río Uruguay, es decir, la zona donde se produjeron los enfrentamientos armados, para evitar que volviesen a producirse. El Tratado de Paz no fue un ajuste de cuentas generalizado, como lo presenta la propaganda británica.

Los adherentes al colonialismo británico también tratan de vincular la firma del tratado con la interrupción de las reclamaciones argentinas por Malvinas de 1849 a 1884. Sin mencionar el contexto político en que se hallaba la Confederación Argentina, sumergida en una sangrienta guerra civil, intentando ser intimidada por la injerencia del poder económico y militar externo, al mismo tiempo que trataba de consolidar la unidad nacional. No obstante la Confederación Argentina en su última queja de 1849, había señaló específicamente que la ausencia de futuras protestas no significaba que el país abandone sus reclamos. El silencio argentino de 35 años es irrelevante, sobre todo desde que la Argentina no suscribió ningún tratado que implique un reconocimiento al reclamo británico.

Pasado todo el periodo de soberanía española de 37 años ininterrumpidos, el Reino Unido estuvo 55 años (1774 a 1829) sin emitir una queja ni volver a ambicionar las islas Malvinas. Y un periodo de 59 años (1774 a 1833) sin intentar volver a invadirlas.

Es necesario un período de 50 a 100 años de interrupción de reclamaciones como condición fundamental para la prescripción de un título de legalidad sobre un territorio.

Además, si de tratados se habla, muchos de los firmados por el Reino Unido tanto con España como con Argentina, fueron quebrantados sin mayores miramientos, por los británicos.

Tras expulsión británica y la firma del tratado de Nootka-Sound con la Corona hispánica, el Reino Unido jamás intentó volver a invadir las islas Malvinas, que estuvieron 37 años ininterrumpidos bajo posesión y soberanía española (1774-1811). La comandancia española de Malvinas dependía de Buenos Aires y tuvo 20 gobernadores (dos de ellos nacidos en Buenos Aires).

Pasado el periodo español y con las Malvinas bajo soberanía argentina, las islas son heredas de la misma forma que Buenos Aires y todas las dependencias que formaron parte del Virreinato del Río de la Plata. Argentina hace ocupación efectiva de las Islas Malvinas el 6 de noviembre de 1820 en una ceremonia formal donde se izó la bandera argentina por primera vez en las islas.

En 1825, el Reino Unido firma un tratado comercial con Argentina, bajo la condición de reconocer su independencia. Para ese momento, las Islas Malvinas ya estaban bajo soberanía argentina con ocupación formal desde 1820. En dicho acuerdo el Reino Unido, no hizo ninguna objeción sobre las islas ni tenía pretexto justificado para hacerla, con lo que reconoció, tácitamente, la soberanía argentina de las islas Malvinas.

En 1833 las ambiciones británicas hacia el Atlántico Sur resurgieron, y decidieron tomar por la fuerza las Islas Malvinas e intentando justificar, con contradictorias excusas su atropello colonialista, tras haber reconocido la soberanía argentina, y anteriormente la española, borrando con el codo todos los tratados a los que suscribieron. Hoy en día el Reino Unido no puede justificar la ocupación británica e intenta tapar el conflicto de soberanía presentándolo como una cuestión invocada a los deseos y falsos derechos de autodeterminación (inaplicables) hacia su propia colonia, impuesta tras usurpar y echar a los ocupantes soberanos argentinos, de las Islas Malvinas.

viernes, 28 de noviembre de 2014

Serbia apoya a la Argentina en el reclamo por Malvinas


Serbia apoya a la Argentina en el reclamo por Malvinas

El primer vicepresidente y canciller de Serbia, Ivica Dacic expresó "Estamos muy agradecidos por la postura de Argentina con respecto al no reconocimiento de la declaración de independencia unilateral de Kosovo.

Asimismo, Serbia comprende muy bien la postura argentina sobre la soberanía de Malvinas y la apoya", explicó.

Dacic también destacó que los dos países comparten la misma lucha para defender, en todos los casos, el principio de integridad territorial.

Para el visitante, Argentina y Serbia no son dos países extraños.

"Somos conscientes de que en la política internacional existe doble estándar. Serbia lo sintió en carne propia cuando fue bombardeada por la OTAN por Kosovo. Por eso queremos incrementar y desarrollar las relaciones con Argentina", señaló el funcionario serbio.

miércoles, 26 de noviembre de 2014

Las Malvinas son argentinas , la leyenda que deberán llevar todos los medios de transporte

"Las Malvinas son argentinas", la leyenda que deberán llevar todos los medios de transporte

La Cámara de Diputados aprobó el proyecto que obliga a colectivos, trenes y subtes a recordar la soberanía de las islas.

El Congreso aprobó esta semana una ley que obliga a todos los transportes públicos del país a colocar un cartel con la leyenda “Las Malvinas son argentinas”.

La iniciativa fue presentada ante el Parlamento por la senadora oficialista María Teresa Luna, y apunta a “reafirmar la soberanía nacional sobre el archipiélago”.

El proyecto contempla la presencia del cartel en todos los subtes, trenes, colectivos y aviones del país. También se colocará en aeropuertos, a la vista de todos los arribos. De esa forma, la leyenda estará exhibida a ciudadanos extranjeros que ingresen o hagan escala en nuestro país.

"Nadie puede ignorar la importancia de la comunicación visual, y en ese sentido estamos seguros que con esta forma de comunicar, colaboramos para afianzar entre nuestros conciudadanos el sentimiento de pertenencia de nuestras Islas", sostuvo la senadora Luna, del Frente Para la Victoria.

Si bien el proyecto ingresó al Congreso en 2012, recién fue aprobado por la Cámara de Diputados el 18 de noviembre de este año, una semana después de que la cancillería nacional considerara como “una nueva provocación” la práctica de ejercicios militares con disparos de proyectiles por parte de las tropas del Reino Unido.

martes, 25 de noviembre de 2014

Familiares dieron muestras para identificar a los héroes argentinos caídos en Malvinas

Familiares de los héroes caídos en Malvinas dieron muestras para comenzar su identificación

Avances para identificar los restos de 123 soldados “sólo conocidos por Dios”.Las obtuvo el Equipo de Antropología, que aguarda el acuerdo político de los gobiernos para viajar a las islas.

El Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) se considera ya en condiciones técnicas para iniciar el trabajo científico de identificación de los 123 argentinos caídos en la guerra de Malvinas y que permanece enterrados sin nombre en el cementerio de Darwin. Así lo dijo el presidente del grupo, Luis Fondebrider, al confirmar un entrevista que mantuvo con la agencia Reuters. Se trata de las tumbas (entre un total de 237) que llevan la leyenda “Soldado argentino sólo conocido por Dios”.

Por la cantidad de muestras de sangre tomadas hasta ahora a los familiares de los soldados sin identificar en Darwin -78 muestras de 78 familias entre otros datos-, el EAAF considera que ya está listo para obtener “luz verde” de la Cruz Roja Internacional y de los gobiernos de Gran Bretaña y la Argentina.

Al mismo tiempo, Fondebrider señaló que ya le han informado al gobierno nacional que, una vez que lleguen a Darwin, pueden en un máximo de hasta ocho semanas desplegar un equipo de unas 20 personas, abrir la sepultura, tomar restos, cerrar las sepulturas y volver al contienente para analizarlos. Aclaró Fondebrider que las muestras a tomar son pequeñas y que entre ellas precisarían dientes. Precisó que nada de esto significará trasladar los cuerpos de Malvinas al continente.

En la cuestión Malvinas, el EAAF trabaja dentro del equipo formado dentro del Ministerio de Justicia para el ADN de los soldados argentinos caídos en Malvinas. En este equipo también trabaja el Ministerio de Desarrollo Social y el Escribano de la Nación, que hacen el trabajo con las familias.

La identificación de los cuerpos de Darwin, una demanda que hicieron en 2012 ex combatientes y la Red Solidaria al Ministerio. El Gobierno le pidió a la Cruz Roja Internacional colaboración con esta identificación porque fue de hecho la que supervisó los enterramientos en Darwin tras levantarse los restos en los campos de batalla. El organismo señaló que actuaría cuando hubiera consentimiento de los familiares. Sus miembros viajan aquí seguido.

En su momento, el Gobierno daba a entender que Londres se oponía a esta misión humanitaria pero el 14 de junio pasado, durante la recepción anual que los kelpers, el ministro británico para América Latina, Hugo Swire, dijo: “Tanto nosotros como el Gobierno(ilegal) de las Malvinas mantenemos una actitud solidaria frente a cualquier pedido argentino de colaborar en los esfuerzos por identificar a sus caídos. Hemos dejado en claro ante el Gobierno argentino que, si ese es el deseo de todas las familias, lo apropiado es que el Gobierno argentino se comunique con nosotros y con el Gobierno (ilegal) de las Islas de manera formal para instaurar un proceso que permita lograr este cometido”.

Ahora Fondebrider dice tener el número suficiente de muestras para comenzar.

lunes, 24 de noviembre de 2014

Malvinas: el Gobierno protestó contra la BBC porque no pidió disculpas

Malvinas: el Gobierno protestó contra la BBC porque no pidió disculpas

CONFLICTO POR LAS ISLAS.Es por el caso del conductor de la cadena británica que se paseó en Tierra del Fuego con patentes de auto provocativas.

La embajadora en Londres, Alicia Castro, redobló la apuesta y presentó una protesta contra la BBC, en el Reino Unido, después de que la cadena rechazara pedir disculpas a la Argentina por las patentes alusivas a la guerra de Malvinas que había utilizado el presentador y automovilista del programa Top Gear, Jeremy Clarkson.

"Me dirijo a usted a fin de expresar mi disconformidad con la respuesta del Director de Televisión de la BBC, Danny Cohen, a mi queja formal por la conducta ofensiva y las falsas afirmaciones hechas pro Jeremy Clarkson durante el rodaje del programa Top Gear en Argentina y posteriormente en diarios británicos", empieza la carta que ahora le mandó Castro a la cadena en Londres. Continúa. "Las directrices editorales de la BBC establecen que, cuando trabaja en el extranjero, el personal de la BBC deberá ser 'claro sobre nuestras intenciones al ingresar a otros países que trabajan'". Además, señaló la embajadora, esas "directrices" establecen "evitar ofensivas injustificables".


Clarkson viajó por toda la Patagonia con una chapa en su Porsche "H982 FKL", la fecha de la guerra y la alusión a Falklands. Al llegar a Ushuaia fue "invitado" a retirarse y a la altura de Tolhuin, sufrió una pueblada, donde atacaron los autos de su equipo. En el interior del vehículo, una investigación judicial encontró otras chapas, y se dijo que había cambiado las mismas, lo que es un delito.

En la justicia de Tierra del Fuego se abrió una causa por ese presunto cambio de patentes, que iba a ser trasladado a la justicia federal. Clarkson por su parte, se fue quejándose de la Argentina, pero su programa, el más visto en su género en el mundo, probablemente se emita. El automovilista suele generar en todas partes este tipo de episodios, escándalos y escapes como el que hizo de Argentina, simplemente porque son parte del entretenimiento de su costosísimo programa.

A fines de cotubre, Castro había presentado una portesta formal a la BBC por "declaraciones ofensivas" de Clarkson. Lo hizo al dierctor de la emisora Danny Cohen, quien se negó a disculparse. Sostuvo que nada "sostiene la idea de que" la elección del auto y de su patente haya sido "un acto deliberado" y por el contrario añadió que la BBC estaba "molesta" por la violencia que el equipo sufrió durante la visita" a la Argentina.

jueves, 20 de noviembre de 2014

Malvinas: nadador cruzó el estrecho de San Carlos


Hombre cruzó a nado el estrecho de San Carlos en nuestras Islas Malvinas

El abogado y periodista Agustín Barletti cruzó de Gran Malvina a la Isla Soledad a través del estrecho de San Carlos, en una travesía de 2 horas y 7 minutos y con las aguas a una temperatura de 4 grados.

"Dios me ayudó porque aquietó las aguas del estrecho durante mi travesía. Ni bien concluí el cruce se levantó el viento y comenzó un fuerte oleaje", señaló Barletti, nadador aficionado de 53 años.

“Ese día amaneció con el mar planchado, sin nada viento. Y en el trayecto en el que la corriente debía ser neutra, que estimaba en 40 minutos, lo fue por 1 hora y media”, explicó .

La idea del cruce, que tuvo lugar el 9 de noviembre, surgió como un desafío personal hace cuatro años. “En 2010 pesaba más de 100 kilos y por una cuestión de responsabilidad decidí hacer algo. Así que me puse a entrenar durante 19 meses y crucé el Estrecho de Gribaltar” en octubre de 2011, contó Barletti.

“No soy un nadador profesional. Nunca había nadado en serio”, explicó el abogado, y aseguró que trata de suplir “el talento con esfuerzo y fuerza de voluntad”.

Pero después de “mucha organización”, ese trayecto de 20 kilómetros que une África con Europa “pasó volando” -tardó 6 horas y 7 minutos en cruzar- y entonces “salió la propuesta de Malvinas”, explicó.
De esa forma, mientras se preparaba con su entrenador, Pablo Testa, comenzó la “compleja” tarea de conseguir los permisos, aunque ese no era el único obstáculo.

“El otro problema era que no teníamos barco. Entonces apareció un personaje central, el velero con bandera de Antigua y Bermudas Mago del Sur, cuyo capitán, Alejandro Da Milano, es uno de los mejores nautas de la Argentina”, relató el nadador, y explicó que el barco realizó un viaje de 10 días para esperarlo en el estrecho San Carlos.


La travesía pudo concretarse gracias al apoyo de la Fundación Azul de los trabajadores del SOMU y por Abadía del Mar, una empresa argentina que está construyendo buques en astilleros argentinos, los que portarán la bandera argentina y serán tripulados por argentinos.

Barletti formó una delegación de la que participaron su entrenador y dos compañeros de la escuela primaria, el cineasta Guillermo Luder, quien está produciendo un documental sobre esta aventura, y Pablo Lima, ex combatiente de Malvinas.

El grupo hizo una escala en el cementerio de Darwin, en la Isla Soledad, para colocar un rosario bendecido por el papa Francisco en la tumba de un soldado desconocido.

“Teníamos un encargo personal del Papa, que se enteró (del viaje), y nos pidió colgar el rosario en una de las tumbas de un soldado desconocido”, señaló, en referencia a los más de 120 héroes nacionales -reconocidos de esa forma por la ley 24.950- que yacen allí sin identificar.

Así, provisto con un grueso traje de neoprene y con el grupo acompañándolo desde el velero, Barletti se zambulló en las aguas del Atlántico Sur y atravesó el estrecho sin sentir frío.

“Cuando nadaba no tuve problema. Disfruté la travesía, fui tranquilo. Cuando llegué, después de un rato, me bajó mucho la temperatura y estuve varias horas arropado, tratando de recuperar” el calor, relató.

Tras el cruce, el grupo navegó en el Mago del Sur hasta Puerto Argentino. “Nos encontramos con un grupo de ex combatientes que habíamos conocido en el viaje de ida y recorrimos los lugares de combate. Recorrer esos los lugares con los propios actores en vez de con un guía es una experiencia única”, confesó.

Agustín Barletti es doctor en Derecho Constitucional por la Universidad de Derecho y Ciencias Sociales de París II (Sorbona) y realiza su labor periodística como editor del suplemento Transport & Cargo, del diario El Cronista.

Es autor de los libros Salteadores Nocturnos, una novela histórica sobre la vida del ex presidente Arturo Illia (1998), y de Hazaña en Gibraltar, donde cuenta su preparación y el cruce a nado del Estrecho de Gibraltar (2012).

http://www.telam.com.ar/ 

miércoles, 19 de noviembre de 2014

Malvinas bajo soberanía de la Corona Hispánica 1670 - 1811


Malvinas bajo soberanía de la Corona Hispánica 1670 - 1811

En el curso del siglo XVII las Islas Malvinas fueron avistadas por navegantes de otras naciones que se aventuraban en los dominios españoles a riesgo de la reacción y las protestas que España efectuaba cuando tenía noticias de tales expediciones. Pero toda la región austral de América, con sus costas, mares e islas, quedó indiscutiblemente preservada bajo la soberanía española a través de los diversos tratados suscriptos en este período, como el Tratado "Americano" de 1670, entre España e Inglaterra.

La Paz de Utrecht, firmada en 1713, aseguró la integridad de las posesiones de España en América del Sur y confirmó su exclusividad de navegación en el Atlántico Sur. Inglaterra aceptó dichas cláusulas como signataria de los acuerdos de Utrecht y de tratados posteriores del siglo XVIII que lo ratificaban. No obstante, hacia mediados de este siglo, las Islas Malvinas comenzaron a ser objeto del interés de Gran Bretaña y Francia, que aspiraban a contar con un establecimiento estratégicamente ubicado frente al estrecho de Magallanes.

En 1749 el almirantazgo británico se interesó por conocer el extremo austral, solicitó al gobierno de Madrid permiso para navegar y aclaró que no tenía intenciones de realizar un establecimiento; esto fue rechazado por la Corona de Castilla, pero en 1762, Inglaterra declara la guerra a España.

El primer ocupante efectivo del Archipiélago fue el francés Luis Antonio de Bougainville, que zarpó de Saint Maló y llegó a Malvinas en 1764. Funda en la isla Soledad, en el extremo de la Bahía de la Anunciación el Fuerte y Puerto San Luis, tomando posesión del territorio en nombre de Luis XV, Rey de Francia.

En 1765, se produce el segundo viaje de Bougainville y un año después, el Comodoro inglés John Byron exploró la isla Trinidad (llamada Saunders por los ingleses) aproximadamente el 23 de Enero y declara que el archipiélago es propiedad de Inglaterra. Se instaura un tácito condominio de las islas entre franceses e ingleses. Ningún español se ha establecido en el territorio hasta entonces. En enero de 1766 los británicos establecieron un puerto, al que llamaron Egmont.

Enterados los españoles de la primera usurpación de su derecho sobre las islas, reclamaron ante Francia, que reconoció la soberanía de la Corona hispánica tanto en virtud del descubrimiento como por las cláusulas del Tratado de Tordesillas (1494). Por lo tanto, los franceses evacuaron el 2 de abril de 1767. En cuanto a los ingleses de Puerto Egmont, fueron desalojados por Francisco de Paula Bucarelli. Debido a su inferioridad militar ante Inglaterra, España debió devolver Puerto Egmont en 1771, pero dejando a salvo sus derechos de soberanía sobre las islas y contando con una promesa secreta de evacuación británica , que se materializó el 22 de mayo de 1774. Estos se retiraron dejando una placa que decía: “Conste ante todas las naciones que la isla Falkland con su fuerte, depósitos, muelles,... pertenecen a Su Muy Sagrada Majestad Jorge III, Rey de Gran Bretaña.”.

La mayoría de los autores ingleses han pasado al plural la palabra “isla” extendiéndose así el reclamo a las dos. En 1777 los españoles destruyeron lo que quedaba de aquella ocupación, sin provocar protesta alguna por parte de Gran Bretaña. Podría asimismo válidamente sostenerse que el acuerdo de 1771 no resolvió el conflicto de fondo sino que simplemente mantuvo el status quo a través de la restitución condicionada a una expresa reserva de derechos. La actitud española es interpretada, en ese contexto, como un mero acto de satisfacción o reparación, un acto por el cual el status quo anterior al acto de fuerza, fue restablecido. De esta manera puede considerarse que la situación jurídica no se vio afectada por la actitud negociadora asumida por la Corona Española.

En este sentido es relevante la opinión de Lord Chancellor Cadmem, que sostuvo que la cuestión continuaba como estaba antes de las hostilidades “... el rey de España solamente ha declarado que él no puede ser precluido de su anterior reclamación por ese acto de restitución posesoria...”.

En la interpretación de todo acuerdo es fundamental el tener en cuenta el comportamiento posterior de las partes. La conducta tanto de Gran Bretaña, que finalmente se retira en 1774 y la de España, que continúa con su ocupación sobre la isla oriental y, a posteriori destruye los símbolos remanentes de la presencia británica sobre Puerto Egmont, confirman el abandono físico de la pretensión británica, independientemente de que esta actitud sea la consecuencia de un acuerdo secreto subyacente a las declaraciones recíprocas de 1771.

Independientemente del argumento de que el retiro británico fue consecuencia de un acuerdo secreto logrado en 1771, este hecho marca un nuevo hito en el conflicto por la soberanía de las Islas. A partir de 1774, se interrumpe una ocupación, que si bien distaba de ser pacífica, su continuidad, en el tiempo, podría haber dado lugar al inicio de una consolidación de titularidad.

El 20 de Mayo de 1790 el Teniente de Navío Juan José de Elizalde arribó a Malvinas con la Corbeta "San Pío" y pronto se comenzó con la entrega de la gobernación de las islas.

En ese año se produce un hecho internacional que repercute en todos los dominios hispanos, y también en Malvinas.Es el Tratado o Convenio de Nootka Sound, firmado entre Inglaterra y España.

En Nootka Sound (Vancouver, Canadá) son detenidas dos naves inglesas por entrar en jurisdicción española. La información llegó a la corte española a fines de 1789 y como había ocurrido en el caso de las Malvinas, los británicos consideraban ofendido su honor y exigían un desagravio, además de la devolución de las naves.

Era el Primer Ministro inglés William Pitt "el Joven" y dio comienzos a preparativos de guerra, que también inició España. No era posible que la Real Armada española pudiera luchar sola contra la escuadra inglesa, pues ésta era doblemente superior y por ello España recurrió a la Francia de Luis XVI, gobernada en realidad por la Asamblea Nacional, uno de cuyos principales representantes era Mirabeau. Francia se mostró reticente una vez más con su aliada y los ingleses y españoles efectuaron negociaciones en las cuales los primeros obtuvieron grandes ventajas.

Convención de San Lorenzo ó de Nootka Sound

El 28 de Octubre de 1790 se firmó en San Lorenzo la Convención de Nootka Sound, "en la cual España, pese a los esfuerzos de Floridablanca, cedía, ante la desventajosa situación militar en que la colocó la defección de su aliada. Se restituía a Inglaterra lo apresado en Nootka; se le debía entregar una reparación por perjuicios sufridos, no se debía molestar a los súbditos de ambas potencias, ya sea pescando o navegando en el Océano Pacífico o en los Maros del Sur, ya fuera desembarcando en costas que circundan estos mares, en parajes no ocupados, para comerciar con los naturales del país, o para formar establecimientos. Todo debía poder hacerse con la limitación de los artículos siguientes:

El artículo cuarto establecía que las actividades marítimas inglesas no debían servir "de pretexto a un comercio ilícito con los establecimientos españoles y con esta mira se ha estipulado además expresamente que los súbditos británicos no navegarán ni pescarán en los dichos mares a distancia de diez leguas marítimas de ninguna parte de las costas ya ocupadas por los españoles".

El artículo quinto se refería a la libertad de poder comerciar con la parte NW de América del Norte, al N de la zona ya ocupada por los españoles, en donde ninguna de las dos potencias marítimas tuviese establecimientos, la otra podía comerciar sin obstáculos.

El artículo sexto disponía que en las costas "tanto orientales" como occidentales de la América Meridional y a las islas adyacentes, que los súbditos respectivos no formaran en lo venidero ningún establecimiento en la parte de estas costas, situadas al S de las partes de las mismas costas y de las islas adyacentes ya ocupadas por España. Pero los súbditos respectivos conservarían la facultad de desembarcar en las costas e islas así situadas, para los objetos de su pesca y de levantar cabañas y otras obras temporales que sirvan solamente a estos objetos".

El articulo séptimo mencionaba que en caso de violarse alguna de las cláusulas mencionados, los oficiales de una y otro parte, sin llegar a las vías de hecho, debían hacer una relación exacta del suceso y elevarlo a sus cortes respectivas.

El artículo noveno del Tratado establecía que "... quedaba acordado respecto de las costas orientales y occidentales de Sur América y de las islas adyacentes, que los respectivos súbditos no formaran en el futuro ningún establecimiento en las partes de la costa situada al sur de las partes de la misma costa y de las islas adyacentes ya ocupadas por España; queda entendido que los mencionados súbditos respectivos retendrán la libertad de desembarcar en las costas e islas que allí se encuentren con propósitos vinculados a sus pesquerías y erección de refugios y otras estructuras temporarias que sirvan a esos objetivos..."

Los ingleses habían logrado todo lo apetecido: comerciar con el Pacífico, navegar los Mares del Sur, pescar o cazar a más de diez leguas de las costas ya ocupados por España. Únicamente al menos se evitaba la creación de destacamentos ingleses en zonas deshabitadas en nuestro Sur, aunque se podían hacer instalaciones temporarias para caza de anfibios y cetáceos.

La mención del articulo 6° y la del 7° de no formar establecimientos en los mares de América Meridional, en las costas orientales y occidentales y de las islas adyacentes ya ocupadas, reconoce la soberanía sobre Carmen de Patagones, San José, Deseado (todos de la costa patagónica) y Puerto Soledad (Islas Malvinas).

Este tratado o convenio de Nootka Sound, si bien resultó desventajoso para España, es un reconocimiento inglés a la Soberanía Española sobre las Malvinas. España hacia ya 16 años que ocupaba sola esas islas, después del abandono inglés de las mismas en 1774.

Es cierto que no podía saberse cuanto tiempo respetaría Inglaterra esa convención con su política agresiva, pero era un instrumento legal que invalida los supuestos derechos ingleses aducidos posteriormente.

Desde este momento queda firme la soberanía hispánica sobre las islas, las cuales obviamente desde el punto de viste del derecho internacional y ateniéndonos estrictamente a los principios fijados en la doctrina de la Sucesión de Estados, pasaron a manos de las provincias Unidas del Rió de la Plata.

En este sentido cabe destacar, la sucesión de treinta y dos gobernadores españoles en las Islas Malvinas fue continua hasta el año 1811 en que la guarnición de Puerto Soledad fue requerida desde Montevideo para la defensa de la monarquía española al comienzo de las Guerras de la Independencia , además a posteriori, los primeros gobiernos patrios de las Provincias Unidas del Río de la Plata tuvieron en cuenta en diversos actos administrativos a las Malvinas, a las que consideraron parte integrante de su territorio, heredado de España.

Autoridades españolas en las Islas Malvinas.

Los veinte gobernadores hispanos fueron marinos, excepto el Capitán de Infantería D. Domingo de Chauri, Gobernador interino desde 1777 a 1779. Varios de ellos cumplieron dos y tres períodos de gobierno y ésta es su lista completa:

1. Capitán de Navío: Felipe Ruiz Puente, de 1767 a 1773.
2. Capitán de Infantería: Domingo de Chauri, nombrado gobernador interino de 1773 a 1774.
3. Capitán de Fragata: Francisco Gil y Le-Mos, de 1774 a 1777.
4. Teniente de Navío: Ramón de Carassa, gobernador interino de 1777 a 1779.
5. Teniente de Navío: Salvador de Medina, de 1779 a 1781.
6. Teniente de Fragata: Jacinto de Atola-Aguirre, de 1781 a 1783.
7. Capitán de Navío: Fulgencio Montemayor, de 1783 a 1784.
8. Teniente de Navío: Agustín Figueroa, de 1784 a 1785.
9. Teniente de Fragata: Pedro de Mesa y Castro de 1785 a 1786, de 1786 a1787,de 1788 a 1789.
10. Capitán de Fragata: Ramón de Clairlac, de 1787 a 1788 y de 1789 a 1790. En este segundo período como Capitán de Navío, desde octubre de 1789.
1 l. Teniente de Navío: Juan José Elia, de 1790 a 1791 y de 1792 a 1793.
12. Teniente de Navío: Pedro Pablo Sanguineto, gobernador en tres ocasiones, de 1791 a 1792; ascendido a Capitán de Fragata desde el 8 de septiembre de 1792, y con ese grado de 1793 a 1794 y de 1795 a 1796.
13. Teniente de Navío: José de Aldana y Ortega, de 1796 a 1797.
14. Capitán de Fragata: Luis Medina y Torres, de 1797 a 1798 y de 1799 a 1800.
15. Capitán de Fragata: Francisco Javier de Viana, de 1800 a 1801.
16. Teniente de Navío: Ramón Fernández Villegas, de 1801 a 1802.
17. Teniente de Navío: Arturo Leal de Ibarra, de 1803 a 1804 y de 1805 a 1806.
18. Capitán de Fragata: Bernardo Bona vía, de 1802 a 1803, de 1804 a 1805 y de 1806 a 1808.
19. Primer piloto de la Real Armada: Gerardo Bordas, durante 1809.
20. Segundo Piloto de la Real Armada: Pablo Guillen, desde enero de 1810 hasta febrero de 1811.

Estos gobernadores malvinenses dependían primero de los gobernadores y luego de los virreyes del Río de la Plata, a través del Apostadero de Montevideo.

Las Islas Malvinas tenían una Gobernación y Comandancia Marítima; tanto que, interrogado el Virrey en 1806 sobre la situación de los integrantes de la guarnición en cuanto a pagos y remuneraciones, dispuso que se considerase a Malvinas a modo de "un buque navegando", estando el personal en lo referente a deberes y obligaciones, equiparado a las demás embarcaciones de guerra.

Es importante también señalar que dos de los gobernadores de Malvinas fueron criollos, pues eso ya significó la participación de los hijos de la tierra, bajo la autoridad hispánica, como un anticipo de la continuidad que seguiría, en la época independiente, en los Comandantes y Gobernadores militares y civiles argentinos.

Los dos gobernadores criollos bajo el Virreinato fueron Jacinto Altolaguir, porteño, que ejerció el mando de 1781 a 1788 y Francisco Xavier de Viana y Alzaxbar,

que lo hizo de 1800 a 1801.

Autoridad argentina:

Las islas, que pertenecían a España, pasaron por derecho de sucesión a pertenecer a las Provincias Unidas del Río de la Plata, denominación inicial de la República Argentina. Esta, en reafirmación de sus derechos, tomó formal posesión de las mismas el 6 de noviembre de 1820, en que el Coronel de Marina David Jewett, comandante de la nave "HEROINA", izó el pabellón azul y blanco en las ruinas de Puerto Soledad (ex puerto San Luis). Para esta acción, la fragata tenía. Prerrogativas de "buque del Estado argentino".

La ocupación de las Islas Malvinas se hizo con toda seriedad y precedida de una comunicación que Jewett remitió a loberos y pescadores ingleses y norteamericanos; que usufructuaban de las islas en forma indiscriminada. Dicha comunicación decía: "Fragata del Estado Heroína" en Puerto Soledad, noviembre 2 de 1820.

Archivo General

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...