sábado, 30 de junio de 2012

Mercosur rechazará buques con bandera ilegal de Malvinas y aquellos que exploren la zona ilegalmente


El Mercosur acordó medidas sobre explotación hidrocarburífera y buques con bandera ilegal de las Islas Malvinas

Los Presidentes del Mercosur y los Estados Asociados se comprometieron a intercambiar información sobre buques con cargas hidrocarburíferas ilegales en la plataforma argentina y a adoptar medidas para impedir el ingreso a sus puertos de buques con la bandera ilegal de las Malvinas.
Durante la XLIII Cumbre de Jefes de Estado del Mercosur y Estados Asociados, que culminó hoy en Mendoza, se aprobó una declaración conjunta que reitera el respaldo a los legítimos derechos de la Argentina sobre las Islas Malvinas y el rechazo a las actividades de explotación de recursos naturales que desarrolla el Reino Unido en la plataforma continental argentina.
Por ese motivo, el bloque regional se comprometió a intercambiar información sobre buques que incluyan a las Islas Malvinas con cargas destinadas a actividades hidrocarburíferas y/o mineras ilegales en la plataforma argentina.
También acordaron adoptar medidas para impedir el ingreso a sus puertos de buques que enarbolen la bandera ilegal de las Islas Malvinas.

viernes, 29 de junio de 2012

El Reino Unido no apoya la autodeterminación del atolón Diego García


Geopolítica, recursos naturales y genocidio: la trama oculta de la isla Diego García

Este relato histórico evidencia la hipocresía británica, que en 1965 compró el archipiélago de Chagos y desplazó a sus habitantes originarios al sólo efecto de crear un énclave estratégico en el Índico. Argumentos para la Argentina en Malvinas.

domingo, 24 de junio de 2012

Malvinas y Gibraltar el mismo ardid británco para sostener la usurpación


Malvinas y Gibraltar el mismo ardid británco para sostener la usurpación colonial

Gran Bretaña está no solo endureciendo (mucho) su posición respecto del conflicto de soberanía que mantiene con la Argentina sobre las islas Malvinas, sino que también lo hace (de manera algo distinta, pero con efectos parecidos) en el conflicto con España referido al peñón de Gibraltar. Disputa, esta última, relacionada con la cesión del peñón a Gran Bretaña, resultante del Tratado de Utrecht de 1713. Un acuerdo un poco antiguo, queda visto.

Según ese convenio, no puede haber cambio de soberanía en ese territorio que no sea la devolución del peñón a España. Una presunta independencia de Gibraltar sería entonces imposible, legalmente hablando.

En el primero de esos dos conflictos, Gran Bretaña, contrariando el principio de la buena fe, sostiene que "nada, absolutamente nada, tiene que hablar con nuestro país respecto de la cuestión de la soberanía" sobre las islas, mientras empuja y organiza a los británicos que responden a la caprichosa denominación de "isleños" a la celebración de un presunto referendo "de autodeterminación" en el que pérfidamente se preguntará a británicos si quieren seguir siéndolo.

En el segundo conflicto, en cambio, mandó al frente en el Comité de Descolonización de las Naciones Unidas al ministro principal de Gibraltar.

Hablamos de un funcionario (por su tamaño) aparentemente muy afecto a las comidas, Fabián Picardo, quien, ante el Comité de Descolonización, acaba de afirmar, en actitud desafiante, que la colonia británica "jamás será española".

En un comentario adicional, absolutamente demagógico, dirigido a sus electores domésticos, agregó --presuntamente hablando a todos los españoles-- que son para él una audiencia cautiva: "Abran los ojos, Gibraltar jamás será español".



Toda una provocación, que debe ser conocida. Lo cierto es que, en las últimas semanas, España y los británicos han mantenido reiterados incidentes náuticos en las aguas aledañas a Gibraltar. Entre pesqueros españoles y buques de guerra británicos y lanchas rápidas de la administración local que procuraron, sin éxito, hacer naufragar a alguno de los pesqueros españoles que faenan en la zona, a los que intimidaron reiteradamente, circulando en su derredor a altísima velocidad.

Refiriéndose a esos encontronazos, el señor Picardo, entre envalentonado y despectivo, se refirió a la Guardia Civil española (que naturalmente fuera enviada en auxilio de los pesqueros que fueron objeto de las intimidaciones) como una "fuerza paramilitar española". De no creer.

Parafraseando los dichos de los "isleños" de las Malvinas, Picardo también apuntó contra los gobernantes españoles, acusándolos impertinentemente de "atacar y hostigar a la economía de Gibraltar, a su integridad territorial y a sus aguas". Suena bastante conocido. Estrategias paralelas, entonces.

Como en el caso de la Argentina --en el que, en Nueva York, mandaron al frente a representantes "isleños" para que ellos (y no el gobierno británico) mantuvieran un "diálogo" sobre las islas con el gobierno argentino, sin lograr su objetivo, desde que la contraparte en el conflicto de soberanía del Atlántico Sur es claramente Gran Bretaña y no los británicos que viven en las islas-- también en Gibraltar hicieron lo mismo.

Alentaron al bueno de Picardo para que él invitara al gobierno de España a "visitar" Gibraltar. Lo que no fue aceptado. Ocurre que también España entiende que su contraparte en el diferendo es Gran Bretaña, que se ha agazapado tras los británicos que pueblan cada una de sus dos colonias. Solo Madrid y Londres son, para España, los interlocutores válidos. No otros, que han sido fabricados por Gran Bretaña.

Gibraltar es, para muchos, un centro de lavado de dinero y de actividades vinculadas con el narcotráfico, razón por la cual sus actividades deben estar permanentemente bajo la vigilancia de las autoridades españolas, de modo que esas peligrosas infecciones no golpeen más allá de las fronteras mismas de Gibraltar. Todo un tema. Incómodo, por demás.


Dos conflictos. Dos actitudes británicas similares, alimentadas por una misma y lamentable fuerza, su tradicional perfidia en las relaciones con el mundo externo.

Emilio J. Cárdenas fue embajador argentino ante las Naciones Unidas.

miércoles, 20 de junio de 2012

20 de Junio Día de la Bandera


Propuesta y juramento de la Bandera

Manuel Belgrano creó la bandera celeste y blanca basándose en la escarapela nacional aprobada por el Triunvirato el 18 de febrero de 1812, que él mismo había propuesto al gobierno.

Así fue como Manuel Belgrano diseñó la bandera con los mismos colores que la escarapela nacional de las Provincias Unidas del Río de la Plata. Esa bandera celeste y blanca no era como la de hoy: tenía dos franjas blancas y una azul en el medio. Fue izada por primera vez el 27 de febrero de 1812, en Rosario, a orillas del río Paraná. Ese mismo día, Belgrano hizo jurar la bandera a sus soldados diciéndoles:

¡Soldados de la Patria! En este punto hemos tenido la gloria de vestir la escarapela nacional que ha designado nuestro Excmo. Gobierno: en aquel, la batería de la "Independencia", nuestras armas aumentarán las suyas; juremos vencer a nuestros enemigos, interiores y exteriores, y la América del Sur será el templo de la Independencia y de la Libertad. En fe de que así lo juráis, decid conmigo”‘¡Viva la Patria”

Belgrano envió una carta al gobierno para comunicarle este hecho. El gobierno responde el 3 de marzo, ordenándole que ocultara la bandera, pero Belgrano ya estaba lejos Rosario, y no se enteró.

Aquel 27 de febrero, el mismo día en que se enarboló por primera vez la bandera blanca y celeste, Belgrano recibió del Triunvirato la orden de hacerse cargo del Ejército del Norte. Fue por eso que cuando llegó la respuesta del gobierno ya era muy tarde.

martes, 19 de junio de 2012

Malvinas: la presidente argentina y Cameron tuvieron un cruce en el G-20


Malvinas: la presidenta y Cameron tuvieron un cruce

La presidente Kirchner y el primer ministro británico David Cameron mantuvieron hoy un cruce durante la segunda sesión plenaria de la cumbre del G-20, cuando la jefa de Estado le reclamó dialogar por Malvinas y el inglés exigió respetar el pronunciamiento de los isleños en el referéndum que piensan hacer.

El canciller Héctor Timerman y el secretario de Comunicación Pública Alfredo Scoccimarro señalaron a la prensa que cuando Cristina se encontraba trabajando en unos documentos, Cameron se acercó a ella de manera sorpresiva.

El breve diálogo se produjo este mediodía en San José del Cabo (México) cuando el primer ministro británico se acercó a Cristina para "agradecerle su posición en favor de la creación de un Banco Central europeo unificado que funcione como un prestamista de última instancia a los efectos de disipar los temores sobre el euro", señaló Scoccimarro al relatar el encuentro.

Cristina le respondió que había visto que "las portadas de los principales medios internacionales no reflejaban el optimismo por los resultados de la Cumbre de líderes del G-20", cuando de repente fue interrumpida por Cameron quien le "exigió respetar el referéndum de los isleños", detalló Scoccimarro.

"La presidenta, que tenía entre sus papeles un sobre con todas las resoluciones de Naciones Unidas sobre Malvinas, le dijo que se las quería entregar" en mano a Cameron y que "lo que realmente se debía respetar eran las 40 resoluciones de las Naciones Unidas y del Comité de Descolonización".

El primer ministro británico le contestó que "no iba a hablar sobre soberanía", a lo que la jefa del Estado le respondió que "sólo quería dialogar tal cual lo ordena la Naciones Unidas y que le quería entregar el sobre en mano".

Cameron se negó a recibir el sobre y se retiró del lugar en el que se encontraba Cristina.

"Nos damos cuenta que el aumento de apoyo que ha habido en el mundo a la posición argentina está haciendo mella en el gobierno británico. Por primera vez en muchas décadas se ven obligados a responder públicamente", dijo Timerman al analizar lo sucedido.

El canciller dijo que "es la primera vez que se produce este dialogo" y que "el análisis que hacemos es que el lugar para hablar sobre esta cuestión era el Comité de Descolonización de la ONO donde estuvo presente la Presidenta y no estuvo presente el primer ministro británico".

Timerman agregó que "en el multilateralismo, cuando uno lo respeta en serio, se habla de lo que se tiene que hablar y el encuentro del G-20 es para hablar sobre la crisis que azota a Europa".

Señaló que Cristina Fernández tenía el sobre con los documentos sobre Malvinas entre sus papeles de trabajo de la Cumbre y que aprovechó la situación para intentar entregárselos al premier británico.

"Los estados tenemos la obligación de dialogar, pero el primer ministro británico se negó a recibir los documentos", subrayó el canciller.

Acusa a la Argentina de colonialista

Cameron volvió a acusar esta mañana a la Argentina de colonialista en el marco de la cumbre del G-20.

El líder conservador reiteró que "los isleños decidieron tener un referendo" el año próximo para decidir sobre su estatus político.

En ese sentido, comentó que "todos debemos creer en el presente en la autodeterminación, no en el colonialismo".

"El mensaje a Argentina es muy claro, escuchen lo que los isleños quieren", agregó el premier en un breve encuentro con la prensa antes de la sesión de apertura del encuentro de Jefes de Estado.

Cameron ya había acusado a Argentina de colonialista por el bloqueo impulsado por el Mercosur contra los buques con bandera de las islas Malvinas, durante una sesión en la Cámara de los Comunes en enero pasado.

La semana pasada, al hablar ante el Comité de Descolonización de Naciones Unidas, Cristina Kirchner le solicitó al Reino Unido abrir las negociaciones de soberanía y sostuvo que el país "quiere dejar atrás esta historia de colonialismo, esta historia anacrónica y construir una nueva en base al diálogo".

Malvinas: media sanción a la ley que prohíbe a buques ingleses explotar recursos naturales


Malvinas: media sanción a la ley que prohíbe a buques ingleses explotar recursos naturales en la Provincia de Buenos Aires

La ley "Gaucho Rivero", que prohíbe a buques de bandera británica que pretendan explotar recursos naturales de las Islas Malvinas el amarre, permanencia o abastecimiento, consiguió la media sanción de la Cámara de Diputados bonaerense y fue girada al Senado para su aprobación.
El proyecto, presentado por la legisladora Patricia Cubría, da fuerza jurídica a la voluntad e ideario anticolonialista de la amplia mayoría" de habitantes de la provincia de Buenos Aires, indica en sus fundamentos.
A la vez, pone como ejemplo la reacción de los concejos deliberantes de Quilmes, Berazategui, entre otros, al igual que acciones que veteranos, vecinos y trabajadores de la estiba emprendieron durante el 2011.
Esta norma, se viene impulsando desde febrero del 2010 y  ya es ley en Tierra del Fuego, Chubut, Neuquén, Río Negro y ahora en la provincia de Buenos Aires, electa por la primera Sección Electoral.
La prohibición no se agota en buques de bandera inglesa sino que alcanza a los que tengan bandera de conveniencia o aquellos que realicen tareas en forma tercerizada "en la cuenca y espacio marítimo perteneciente a las Islas Malvinas, Islas Georgias del Sur e Islas Sándwich del Sur , sobre toda la plataforma continental Argentina", indica el artículo primero.

"Malvinas es una causa mundial y a nosotros nos pone muy contentos que nuestros vecinos Uruguay, Brasil, Chile se sumen a esta medida, ellos nos acompañan impidiendo el reabastecimiento de esos buques", detalló.
Añadió que con las provincias que ya tienen la Ley Gaucho Rivero "está cubierta la costa atlántica" pero instó a que los legisladores porteños también la traten.

" Reconocemos importancia de este hecho principalmente por sumar a esta provincia al resto de las que ya tienen leyes similares, que significan una unidad nacional de cara a la disputa pacífica por el retorno de las Malvinas a nuestra geografía", añadió la legisladora provincial.
Explicó que la ley establece que los buques que hagan tareas de exploración, perforación y explotación de recursos naturales dentro del ámbito de la cuenca y espacio marítimo de las Islas Malvinas "no podrán amarrar, permanecer, abastecerse o realizar cualquier operatoria logística en los puertos de la provincia de Buenos Aires".
El proyecto no sólo afecta a barcos con banderas inglesas sino también a aquellas naves que amarren y hagan actividad de logística o de índole militar con barcos británicos, precisó Cubría.
Consideró asimismo que "esta ley es una herramienta para seguir avanzando paso a paso en la pelea por la soberanía y los recursos naturales en las Islas Malvinas" y manifestó su esperanza de que el senado bonaerense "donde tenemos amplia mayoría" la vote en la primera semana de julio.

Escritora británica Joan Smith critica al gobierno británico


Joan Smith criticó a su gobierno por "la ausencia de debate" sobre la soberanía de las Islas Malvinas.

La novelista y activista por los Derechos Humanos británica, Joan Smith criticó a su gobierno por "la ausencia de debate" sobre la soberanía de las islas Malvinas y pidió que se abran las negociaciones con Argentina.
Sus opiniones aparecieron en una columna titulada "¿Por qué no hay un debate en el Reino Unido por las Malvinas?", publicada este fin de semana en el diario The Independent, un matutino de tirada nacional.
Allí, Smith remarcó que Argentina ya no es una dictadura y que "Cristina Kirchner es una presidenta popular que ganó dos elecciones".
El artículo se hizo eco de las declaraciones de la mandataria en la Organización de Naciones Unidas (ONU) cuando se preguntó "¿Alguien en el mundo moderno puede negar la posibilidad de dialogar y decir que son líderes del mundo civilizado y defensores de los derechos humanos?".
"Las palabras de Kirchner son razonables comparadas con las de (el primer ministro británico, David) Cameron unas horas antes, cuando de plano descartó cualquier negociación", agregó.
Crítica. Smith, escritora de novelas policiales y de artículos sobre el feminismo, sostuvo que la guerra de 1982 tuvo tan poco sentido "como la idea que las islas son británicas".
En ese marco dijo que "tendría más sentido abrir las negociaciones con Argentina y garantizarle a los isleños los medios de establecerle en el Reino Unido si no son felices con el resultado".
También criticó "el doble estándar" del gobierno británico al aferrase al derecho de auto-determinación.
Recordó el caso de los chagosianos, un pueblo originario de la isla de Diego García que fue expulsado por el Reino Unido hace 50 años para alquilarle el lugar a Estados Unidos.
Hasta el día de hoy funciona allí una base militar, clave por su lugar en el Océano Indico, y también hasta el presente los chagosianos luchan para que se cumplan las resoluciones de la Justicia que les dio la razón sobre su derecho de vivir en sus tierras.
La activista concluyó que "en un momento de dificultades económicas, cuando muchos están luchando, ¿no deberíamos estar hablando sobre el costo de la defensa de estas islas lejanas - y las alternativas?"

lunes, 18 de junio de 2012

Héroe de Malvinas el valeroso subteniente Silva


El Heróico Subteniente Oscar Augusto Silva

Desde su San Juan natal había partido Oscar con una definida vocación militar. Ya la había puesto a prueba cursando en el Liceo Militar General Espejo. Luego su camino se dirigió a la Escuela Naval. Pero no era ése su destino. No estaba a gusto. Comenzó a cursar la carrera de ingeniería. Tampoco lo satisfizo. Y decidió ingresar al Colegio Militar de la Nación. Rindió para segundo año por su pasado liceísta y entró. Era uno de los más grandes de su promoción (la 112) pero también uno de los más queridos. Porque si algo se destacaba de Silva era su intrínseca bondad. Siempre estaba dispuesto a ayudar a sus compañeros y eso le valía ser uno de los mejores camaradas. Su familia lo llamaba “gordito”, sus camaradas “el sapo”, pero para todos era una bonachón al que le costaba poner “cara de guerra”. De esos de los que se esperan constantemente buenas acciones.
El 15 de junio de 1982, el Capitán de Fragata Carlos Robacio, jefe del Batallón de Infantería de Marina (BIM) Nº 5 y el Comandante inglés recorrían el campo de batalla. Los muertos ingleses ya habían sido retirados y era el turno de los caídos argentinos. De pronto el jefe británico, sorprendido, lo llama al oficial argentino y le señala un cuerpo. Tenía los ojos abiertos, el rostro sereno, una herida cerca del hombro y otra cerca de la cintura y la mano aferrada furiosamente al fusil. El infante de marina argentino tomó el arma por su culata y tironeó. Pero la mano no lo soltó. Parecían una sola pieza. Espontáneamente, ambos combatientes se pararon frente al cadáver e hicieron el saludo militar. Rígidos y emocionados, en medio del silencio del campo de batalla. El argentino decidió que lo enterrarían con el arma que se negaba a devolver. Luego Robacio buscó la chapa de identificación que debía colgarle del cuello. La encontró. La tomó con firmeza y se la arrancó; era el Subteniente Oscar Augusto Silva.

El valeroso subteniente Oscar A. Silva
El Colegio Militar lo formó técnicamente. Aprendió a combatir, a conducir hombres y veló las armas. Pero sus inquietudes fueron más allá, porque intuyendo que todo aquello era incompleto, buscó ayuda en el Centro de Estudios Nuestra Señora de la Merced. Allí, un profesor de historia, “maestro de combatientes”, le enseñó que era posible perder una batalla, pero con honor. Y le regaló unos versos de su autoría que decían, en una parte: “Que no me ofrezcan lo que nunca tuve / por compensar lo que nos han quitado,/ el honor de decir: donde yo estuve/ flamea un estandarte soberano”. Renglones que marcaron a fuego al joven cadete.
En noviembre de 1981 egresó del Colegio Militar como Subteniente del arma de Infantería. Pero, en medio de la alegría, tuvo que sufrir un enorme dolor. Cuando su familia se dirigía a Buenos Aires para compartir con él ese momento, un accidente automovilístico acabó con la vida de su madre y dejó internado a su padre y a una hermana. Sus jefes le ordenaron que se dirigiera a su casa a hacerse cargo de la tragedia. Así lo hizo. Marchó a San Juan en compañía de su hermana Ana Clara, que vivía con él en Buenos Aires, y su novia. Allí fue una vez más lo que había sido siempre para sus hermanas: el puntal sobre el cual se asentaba la estructura del ánimo familiar. Con sus modales suaves pero firmes, sus palabras de aliento, su presencia tranquilizadora, navegó en medio de la tormenta familiar. Y fue un gran piloto.
Días después, en una ceremonia privada, el general Leopoldo Galtieri le entregó el sable. Ninguno de los dos sabía lo que le iba a pasar al joven oficial poco tiempo después. Porque tres meses más tarde se lanzaba el Operativo Rosario, se recuperaban las Islas Malvinas para la Patria y la Argentina se conmovía como nunca antes en sus últimos ciento cincuenta años de vida.
Mientras los argentinos se congregaban en Plaza de Mayo para apoyar a la empresa, el Ejército entero se movilizaba. Por eso Silva, destinado en el Regimiento de Infantería 4 de Monte Caseros, se comenzó a preparar para ir al sur primero, y luego para cruzar a las Islas. Llegaron a Comodoro Rivadavia, luego a Río Gallegos, más tarde a las Malvinas. La primera noche en Puerto Argentino, la siguiente al norte del aeropuerto, en la península de Freycinet, para dar la temprana alarma de algún posible ataque por mar. En medio de todo el traqueteo, Silva se mantenía preocupado por sus soldados. Hacía todo lo que podía por mantenerlos bien física y espiritualmente. Rezaba, consolaba, apoyaba. Porque todo era una larga espera en la que había lugar para el miedo y la incertidumbre.
Mientras esto ocurría, el avance inglés había tenido éxito. Desembarcados el 21 de mayo en la Bahía de San Carlos, habían avanzado hacia Darwin y allí, pese a los esfuerzos de la Fuerza de Tareas Mercedes, habían vencido a los defensores. En la noche del 28 de mayo se produjo el ataque inglés, en donde falleció el Teniente Estévez. Al día siguiente, los argentinos se rendían y dejaban que los ingleses siguieran su curso hacia Puerto Argentino.
El despliegue invasor se dirigía, entonces, hacia el este de la Isla Soledad, y se enfrentaría con dos cordones defensivos: el primero, en la línea imaginaria que unía de norte a sur, Monte Longdon, Dos Hermanas, Goat Ridge y Harriet. Más al este, el siguiente, que se articulaba en la misma dirección: Wireless Ridge, Tumbledown, Williams y Sapper Hill, todas pequeñas elevaciones que daban su espalda a Puerto Ar­gentino.
En la primera de las posiciones nombradas estuvo el Subteniente Silva. Llegó el 8 de junio y pasó a cumplir la misión de patrullar Goat Ridge de noche, mientras que de día debía ocupar espacio en la zona oeste del Dos Hermanas, junto a la sección del Subteniente Llambías Pravaz, un oficial un año más moderno que Oscar y que ya había tenido escaramuzas que le daban aire de veterano de guerra.
Nuestro héroe venía de la tranquilidad de la vigilancia en la península de Freycinet y pasó, de la noche a la mañana, a cumplir agotadoras jornadas de patrullaje en las zonas nombradas. Pero nada logró bajar su ánimo. Al contrario, ahora era el puntal también para Llambías quien, al encontrarse con un militar más antiguo, descansó un poco su responsabilidad en él. Y de nuevo “el sapo” desplegó su mejor cualidad: la bonhomía.
Por otro lado, ya esperaban un ataque, porque tenían noticias de la caída de Darwin y entendían que, si el desembarco había sido al oeste de la Isla Soledad, ahora tendrían que venir en dirección a donde se encontraban ellos.
Cuando en la noche del 10 al 11 de junio, el Regimiento 3 de Paracaidistas británico atacó Monte Longdon; el Comando 42 de la Real Infantería de Marina hizo lo mismo contra Monte Harriet y el Comando 45 de la Real Infantería de Mari­na se dispuso a combatir hacia Dos Hermanas, nadie se sorprendió. Por eso no les fue fácil. En este último par de elevaciones (Silva patrullaba Goat Ridge de noche) Llambías resistió con su sección. Cerca de allí, la actitud del regimiento fue heroica. Muere el Teniente Martella y, uno tras otro, caen heridos (entre los jefes) los Subtenientes Nazer, Mosquera y Pérez Grandi. En medio de la confusa noche, con los hombres que puede, Llambías se replegó y se encontró casualmente con Silva. Juntos y con los últimos hombres de ambas secciones, se replegaron hacia el segundo cordón defensivo de Puerto Argentino.
Los ingleses avanzaron, pero a costa de mucha sangre propia. Por eso, al día siguiente, se vieron obligados a descansar. Así, mientras los argentinos se reacomodaban en la línea ya muy cercana a la capital de las islas, los invasores se sobrepasaban y dejaban en primera línea a las tropas frescas del Regimiento de Paracaidistas 2 (en dirección a Wireless Ridge) y los Guardias Escoceses y los Gurkhas (contra Tumbledown y Williams).
Mientras tanto, Silva no perdía la calma, como nunca lo hacía, pero demostraba algo de impaciencia por entrar en combate. No lo había podido hacer en la noche anterior, porque su misión lo alejó del mismo. Pero tenía su alma estremecida por la espera del momento de hacer la guerra. Siempre sin perder la magnanimidad en su trato con sus soldados y subalternos, a quienes seguía consolando y acompañando; animando y conduciendo.
Pudiendo replegarse a la ciudad para evitar el combate, el patriota hizo lo que debía hacer: pedir un puesto de combate en la defensa y quedarse con todos los soldados de su sección que estaban en condiciones de hacerlo.
Lo ubicaron en la fracción del Teniente de Corbeta Vázquez, dentro de las tropas del Batallón de Infantería 5, y desde allí se preparó para el combate final.
Con la oscuridad del 13 de junio comenzó el ataque inglés. Paracaidistas, Guardias escoceses y Gurkhas chocaron contra la última resistencia argentina.
Todo el poderío invasor se desató con su violencia y eficacia. Los argentinos resistían y mataban, los atacantes morían y volvían a aparecer como si nunca perecieran. Las posiciones fueron rodeadas, desgastadas, debilitadas por el fuego de artillería, lentamente, con mucho esfuerzo.
En el medio de todo ello, Oscar Silva había entendido que era su final. Ordenó, disparó, condujo a sus soldados, los animó permanentemente. Era un torbellino que no podía parar hasta encontrarse en el momento con el que había soñado toda su vida: el del máximo sacrificio por la Patria. Usó un arma, otra y otra. De pronto, se quedó sin munición. Miró alrededor. Vio a un soldado muerto con un fusil pesado a su costado. Saltó a esa posición. Lo tomó y decidió no separarse más de él. Volvió a la suya y siguió disparando. En eso, sintió algo caliente cerca de su cintura y comenzó a formarse un manchón rojo sobre su uniforme de combate. Luego, lo mismo, pero cerca de su hombro. Tocó su sangre y se aferró aún más a su arma. En su entorno, los soldados fueron muriendo uno a uno. Pareció quedarse solo. Pero no era así, pues Dios estaba con él. Y el FAP, que era su compañía en el último instante. Era su “novia” como le decían en el Colegio Militar. Cayó. Con mucho esfuerzo, se incorporó a medias y ordenó a todos que se retirasen. Él tenía con qué proteger el repliegue. El enemigo siguió avanzando. Juntó fuerzas, disparó el arma que tenía tomada con una sola mano, apoyando a los que se retiraban. Alcanzó a gritar: ¡Viva la Patria carajo! Y el bramido se escuchó desde Puerto Argentino… hasta el Cielo.
Finalmente, en Monte Tumbledown, la Poesía se convirtió en Historia y el cuerpo del Subteniente Oscar Augusto Silva fue el estandarte soberano que flameó para siempre sobre nuestra tierra.

¡¡GLORIA Y HONOR A NUESTROS 
HÉROES DE MALVINAS !!


jueves, 14 de junio de 2012

La batalla de Puerto Argentino


La batalla de Puerto Argentino

La batalla de Puerto Argentino tuvo lugar en la noche del 13 de junio y 14 de junio de 1982, entre las fuerzas argentinas y británicas durante el avance hacia la capital de Malvinas,Puerto Argentino.
Wireless Ridge, fue una de las siete colinas estratégicas dentro de los cinco kilómetros de Puerto Argentino en 51 ° 40'14 "S 57 ° 55'55" W Coordenadas : 51 ° 40'14 "S 57 ° 55'55" W.

El Batallón de Infantería de Marina 5 (BIM 5) en Malvinas

Carlos Robacio, por entonces Capitán de Fragata de Infantería de Marina y Comandante del glorioso Batallón de Infantería de Marina Nº 5 (BIM5), tuvo bajo su mando a 800 marinos de este batallón de la Armada Argentina y a 200 soldados pertenecientes a 2 Compañías adscriptas correspondientes a los Regimiento de Infantería Nº 3 y 6 del Ejército Argentino durante los combates terrestres por Puerto Argentino.

Durante la batalla por Puerto Argentino y en la última semana del conflicto, combatió al mando de estos 1000 valientes en la colina Tumbledown y en los montes Sapper Hill y Williams, contra una fuerza combinada británica superior en cantidad de hombres y más poderosa en armamento y tecnología, conformada por:

martes, 12 de junio de 2012

El referendo kelper y su delegación a la ONU


Los kelpers envían una delegación a la ONU para contestarle a la Presidente

La mandataria viaja este jueves para participar del Comité de Descolonización de las Naciones Unidas. Un grupo de jóvenes viajará para hablar con la Presidenta.
El jueves 14, día en que se cumplen 30 años de la rendición de las tropas argentinas en la Guerra de Malvinas, la presidente Cristina Fernández de Kirchner viajará a Estados Unidos para participar del Comité de Descolonización de la ONU para reivindicar los derechos de soberanía argentina sobre las Islas.
Mientras tanto un grupo de jóvenes kelpers, también tienen pensado viajar a EEUU para contestarle a la mandataria que quieren seguir siendo británicos.

lunes, 11 de junio de 2012

10 de Junio Día de la Afirmación de los Derechos Argentinos sobre las Malvinas, Islas y Sector Antártico


Día de la Afirmación de los Derechos Argentinos sobre las Malvinas, Islas y Sector Antártico

Se lo estableció por Ley sancionada el 14 de noviembre de 1973 disponiéndose que ese día y a una misma hora se conmemorará el fasto. Además y como protesta simbólica contra las agresiones sufridas la normativa citada establece que se embanderarán e iluminarán obligatoriamente todos los edificios donde funcionen dependencias oficiales.

El 10 de junio, la Nación Argentina recuerda la fecha de la creación en 1829 de la "Comandancia Política y Militar de las Islas Malvinas y las adyacentes al Cabo de Hornos en el Mar Atlántico", por decreto del Gobernador Interino de la Provincia de Buenos Aires, Brigadier General Martín Rodríguez, mediante el cual las Provincias Unidas reafirman sus derechos de soberanía sobre dichos territorios en virtud del derecho de Primer Ocupante, la proximidad geográfica y por el consentimiento de las primeras potencias marítimas de Europa.

Ello así, por Ley N° 20. 561 sancionada el 14 de noviembre de 1973 se establece el 10 de junio como el “Día de la Afirmación de los Derechos Argentinos sobre las Malvinas, Islas y Sector Antártico Argentino”, disponiéndose que ese día y a una misma hora se conmemorará el fasto en los establecimientos de enseñanza de todos los ciclos, del Estado y particulares, unidades y oficinas de las Fuerzas Armadas, sedes judiciales y dependencias de la administración pública, dentro y fuera del territorio, con actos alusivos, dictándose al efecto clases especiales y conferencias en las que se señalarán los antecedentes históricos, la legitimidad de los títulos argentinos y la forma en que ella se ejercita en el sector austral.

 
Asimismo y como protesta simbólica contra las agresiones sufridas por la República en la región, la normativa citada establece que se embanderarán e iluminarán obligatoriamente en esa fecha, todos los edificios donde funcionen dependencias oficiales.

miércoles, 6 de junio de 2012

La O.E.A apoya el reclamo argentino por Malvinas


Respaldo de la OEA al reclamo argentino

En la ciudad de Tiquipaya (Bolivia), donde se celebra la 42º Asamblea General de la OEA, la organización ratificó hoy su apoyo incondicional a la Argentina en cuanto a la reivindicación de su soberanía sobre las Islas Malvinas. Y exhortó a las partes a que encuentren una "solución pacifista" para terminar con el diferendo.

El proyecto de resolución de respaldo a la Argentina fue presentado por la subsecretaria general de Política Internacional de Brasil, Vera Machado, y fue aprobado por aclamación por pedido de la delegación uruguaya, luego de que se leyeran pronunciamientos de apoyo de organismos regionales, tales como la Celac, la Unasur, el Mercosur y la Cumbre Iberoamericana.

Esto ocurrió durante el último tramo de la 42da. Asamblea General que sesionó hasta hoy en Tiquipaya, localidad aledaña a Cochabamba, y su debate fue presenciado por un delegado del Reino Unido, que fue invitado al encuentro como observador especial.

El canciller argentino, Héctor Timerman, destacó que en este encuentro, además, la delegación de los Estados Unidos reiteró la posición de Washington en favor de que la Argentina y el Reino Unido se sienten a dialogar sobre el archipiélago del Atlántico Sur.

En su resolución de hoy, la OEA "reafirma la necesidad de que los gobiernos de la República Argentina y del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte reanuden, cuando antes, las negociaciones sobre la disputa de soberanía, con el objeto de encontrar una solución pacífica a esta prolongada controversia".

Asimismo, "expresa su satisfacción por la reafirmación de la voluntad del gobierno argentino de continuar explorando todas las vías posibles para la solución pacífica de la controversia y por su actitud constructiva en favor de los habitantes de las Islas Malvinas".

Por otra parte, la Asamblea resolvió "continuar examinando la cuestión de las Islas Malvinas en los sucesivos períodos de sesiones de la Asamblea General, hasta su solución definitiva".

En tanto, Timerman recordó que tanto la OEA como la Organización de Naciones Unidas (ONU) aprobaron al menos 19 resoluciones que instan a la Argentina y al Reino Unido a terminar con el conflicto de manera pacífica y apelando al diálogo.

El jefe del Palacio San Martín resaltó el impacto que ejerce sobre la población argentina la normativa británica que excluye a los ciudadanos argentinos de la posibilidad de habitar las Islas Malvinas y destacó la actitud agresiva del Reino Unido expresada mediante la militarización del área, lo que incluye el envío de un submarino nuclear.

"Frente a los submarinos (ingleses), mi pueblo extiende la mano y ofrece el olivo de la paz para que aquí en Cochabamba nos juntemos para traer paz a nuestros pueblos", afirmó el funcionaro argentino.

También Timerman reiteró que el Reino Unido, al pretender "expoliar" los recursos naturales del área, "viola las resoluciones de las Naciones Unidas que han pedido a ambas partes abstenerse de actos unilaterales mientras se mantenga abierta la disputa", informó la cancillería argentina en un comunicado.


DECLARACIÓN SOBRE LA CUESTIÓN DE LAS ISLAS MALVINAS

LA ASAMBLEA GENERAL,

CONSIDERANDO que en reiteradas oportunidades ha declarado que la Cuestión de las Islas Malvinas constituye un tema de permanente interés hemisférico;

RECORDANDO su resolución AG/RES. 928 (XVIII-O/88), aprobada por consenso el 19 de noviembre de 1988, que pide a los Gobiernos de la República Argentina y del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte que reanuden las negociaciones a fin de encontrar, a la brevedad posible, una solución pacífica a la disputa de soberanía;

TENIENDO EN CUENTA que en su resolución AG/RES. 1049 (XX-O/90) manifestó su satisfacción por la reanudación de las relaciones diplomáticas entre ambos países;

RECONOCIENDO que la incorporación del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte a la Organización de los Estados Americanos en calidad de Observador Permanente, mediante la resolución CP/RES. 655 (1041/95), refleja principios y valores compartidos entre ese país y los Estados Miembros de la Organización que permiten un mayor entendimiento mutuo;

CONSTATANDO con beneplácito que los Gobiernos de la República Argentina y del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte mantienen importantes vínculos comerciales, culturales y políticos, comparten valores comunes y desarrollan además una estrecha cooperación tanto bilateral como en los foros internacionales;

TENIENDO EN CUENTA que, a pesar de dichos vínculos y valores comunes, no ha sido posible aún reanudar las negociaciones tendientes a resolver la disputa de soberanía entre los dos países sobre las Islas Malvinas, Georgias del Sur y Sandwich del Sur y los espacios marítimos circundantes en el marco de las resoluciones 2065 (XX), 3160 (XXVIII), 31/49, 37/9, 38/12, 39/6, 40/21, 41/40, 42/19 y 43/25 de la Asamblea General de las Naciones Unidas, las decisiones adoptadas por el mismo órgano sobre el mismo tema originadas en el Comité Especial sobre Descolonización, y las reiteradas resoluciones y declaraciones aprobadas en esta Asamblea General; y

HABIENDO ESCUCHADO la exposición del Jefe de la Delegación de la República Argentina,

EXPRESA su satisfacción por la reafirmación de la voluntad del Gobierno argentino de continuar explorando todas las vías posibles para la solución pacífica de la controversia y por su actitud constructiva en favor de los habitantes de las Islas Malvinas.

REAFIRMA la necesidad de que los Gobiernos de la República Argentina y del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte reanuden, cuanto antes, las negociaciones sobre la disputa de soberanía, con el objeto de encontrar una solución pacífica a esta prolongada controversia.

DECIDE continuar examinando la Cuestión de las Islas Malvinas en los sucesivos períodos de sesiones de la Asamblea General, hasta su solución definitiva.

lunes, 4 de junio de 2012

Malvinas: actividad ilegítima y clandestina de petroleras británicas

 
Malvinas: actividad ilegítima y clandestina de petroleras británicas

El Boletín Oficial publicó cinco resoluciones a través de las cuales establece como "ilegítimas y clandestinas" las tareas de exploración desarrolladas en la Plataforma Continental Argentina

Se trata de las compañías petroleras Rockhopper Exploration; Desire Petroleum Public Limited Company; Argos Resources; Falkland Oil and Gas Limited, y Borders & Southern Petroleum. Las cinco son de capitales británicos, algunas de ellas con sus casas matrices en Londres y otras en las propias Islas Malvinas.

De acuerdo a las resoluciones 128/129/130/131 y 133, publicadas hoy en el Boletín Oficial, el Gobierno fundamentó la decisión de declarar la actividad de las petroleras como “ilegítimas y clandestinas” por estar “realizándose en una zona que se encuentra bajo la soberanía de la Argentina y al margen de lo que disponen sus leyes y reglamentos específicos”.

Además, sostiene que los trabajos y operaciones que están llevando a cabo las compañías en la Plataforma Continental Argentina “no cuentan con una autorización, concesión o permiso otorgado por las autoridades competentes del Gobierno argentino, tal como lo establecen las disposiciones de la Ley de Hidrocarburos Nº 17.319 y sus normas reglamentarias y complementarias”.

En las resoluciones se aclara además que habiéndoles otorgado con anterioridad un plazo de diez días para que realicen “el descargo pertinente, garantizando el ejercicio de su legítimo derecho de defensa” no se obtuvo ninguna respuesta por parte de las petroleras.

La medida, añade la comunicación oficial en casa una de las resoluciones, “forma parte de las gestiones impulsadas por el Poder Ejecutivo en relación con el ejercicio de la soberanía nacional sobre los yacimientos de hidrocarburos líquidos y gaseosos situados en la Plataforma Continental Argentina”.

domingo, 3 de junio de 2012

Veterano de guerra británico reconoce la soberanía argentina en Malvinas


Veterano de guerra británico reconoce la soberanía argentina en Malvinas

James Richards, veterano de guerra inglés, arribó a Puerto Santa Cruz para comentar su versión del conflicto de 1982. Su realidad no se aleja demasiado de la experiencia de nuestros héroes. Ante un curioso público respondió sin titubear.

La guerra de Malvinas indudablemente ha dejado una marca que aún sigue latente en nuestra sociedad. Siempre hemos escuchado la experiencia de nuestros veteranos, pero no la otra campana.
James Richards es un Veterano de Guerra Inglés que no habló de la guerra de las Malvinas durante 29 años, “volví a mi pueblo, en el Noroeste de Inglaterra, y nos juntamos con amigos y conocidos y todo el mundo me preguntaba sobre qué había hecho en la guerra. Pero yo no quería hablar de ello. Es así que durante 29 años no hablé sobre este tema. No hablé sobre cuestiones políticas. No leí los diarios militares. No hablé más nada de la Guerra de Malvinas”, comentó.
Al poco tiempo que culminó la guerra, James se alejó de las Fuerzas Armadas Británicas y se reinventó para comenzar una vida totalmente diferente en el ámbito civil. Entre otros oficios, atendió diversos pub de Londres.
Casi finalizando el año 2010, 4 días antes, James conoció a Laura Canessa (su actual esposa) mediante el ciberespacio. Para mediados de enero del 2011 ya había sacado su pasaje para Argentina.
Es así que Laura, una correntina no sólo de nacimiento sino también de alma, revivió en James las ganas de hablar sobre Malvinas.
Es por ello que el viernes se llevó a cabo en Puerto Santa Cruz una charla destinada a la ciudadanía en general, para que se conozca cómo se vivió Malvinas desde la otra óptica.
La charla, que contó con una importante concurrencia, se desarrolló en la Biblioteca Municipal ‘Manuel Llarás Samitier’. La misma fue organizada en forma conjunta por los Centros de Veteranos de Guerra “Isla Soledad”, “3 de Junio”, y la Municipalidad de Puerto Santa Cruz.
Sin expresar una sola palabra en castellano, y mediante la traducción de Valeria Amprino, James fue narrando sus vivencias en la guerra y también respondió a las preguntas de los presentes.
Este veterano de guerra inglés, actualmente radicado junto a su mujer en Los Antiguos, tiene una visión sobre Malvinas que no dista mucho de la mayoría de los argentinos.
Ante la pregunta del veterano de guerra argentino mayor Sergio de la Fuente, sobre “cuál es su verdadero pensamiento sobre la soberanía de las Islas Malvinas”, James fue contundente al sacar de su campera un gorro que portaba un prendedor de Malvinas con los colores argentinos, lo que provocó un caluroso aplauso por parte de los presentes.
El veterano inglés reflexionó sobre la guerra: “la guerra de ninguna manera habla de civilización, sino más bien todo lo contrario. Si todas las personas del mundo seríamos civilizadas, no existirían las guerras, no existirían los soldados, y ni siquiera tendríamos que estar aquí hablado sobre este hecho tan lamentable”.
Así fueron tratados los veteranos de guerra británicos cuando llegaron a Inglaterra: “la mayoría de los británicos que volvieron de la guerra fueron a casa, se juntaron con sus amigos, se tomaron unas cervezas, se tomaron sus vacaciones y después los mandaron a otra nueva guerra. Como Inglaterra está relacionada con otros países muy bélicos, está en constante combate. Muchos de los combatientes de Malvinas que llegaron en buen estado de salud, fueron enviados a otras guerras. Los que volvieron heridos los trataron correctamente porque hay excelentes doctores y hospitales”.
“Aquellos combatientes que volvieron con problemas psicológicos, la mayoría quedaron en la calle porque el Ejército les rescindió el contrato. Al ser civiles automáticamente el Ejército no se hace más cargo de ellos, y que se haga cargo la sociedad. Lo más ‘fácil’ es meterlos a un hospital psiquiátrico y dejarlos ahí hasta que se mueran”, narraba James de manera crítica ante una Biblioteca Municipal llena de concurrentes.

Ante el público

Luego de comentar algunas de sus vivencias, el público realizó algunas preguntas al veterano.

Público: ¿Cree que fue una guerra desigual?

James Richards: Cuando veníamos hacia el sur nos dijeron (el gobierno británico) que tomábamos posición y como la Marina de Inglaterra tiene 900 años de historia, y es la mejor del mundo, se suponía que apenas se mostrara todo el potencial inglés, la Fuerza Armada Argentina se iba a rendir. Nos dijeron que este hecho duraba tan solo cinco días. Nunca nos explicaron que veníamos a combatir. Sólo nos dijeron que tomábamos posición, armábamos todo el circo, y saldría la banderita blanca (rendición).
“Lo que menos esperábamos fue con lo que nos terminamos encontrando. Un enfrentamiento adonde la Fuerza Armada Argentina tenía una tenacidad sorprendente, adonde hicieron un esfuerzo sobrehumano, adonde le pusieron hasta el corazón a este enfrentamiento bélico. Una vez terminada la guerra, cuando volvíamos a casa, no había nada más, pero nada más que un absoluto respeto por el soldado argentino. Por supuesto que esto no es lo que reflejaron los diarios británicos”.

Público: ¿Antes de la guerra de Malvinas, el ciudadano británico conocía dónde quedaban las islas?

James Richards: Antes de abril del 82 la gente no sabía dónde quedaba, qué era, y quién vivía allí. Durante el conflicto el tema fue reflejado por los diarios, entonces la gente se preocupó por este tema. Pero para Navidad ya nadie se acordaba ni hablaba de las islas.

Público: ¿Qué piensa sobre el conflicto diplomático que se desató en el último tiempo entre el gobierno argentino y el gobierno británico?

James Richards: Creo que las Naciones Unidas deberían forzar a las dos partes a sentarse en la mesa de diálogo y arreglar la situación. El comportamiento que tiene hoy en día el Reino Unido, es un comportamiento alineado. A pesar de la potencia política que representa el Reino Unido, alguien de éste lado tiene que continuar con los reclamos porque en algún momento alguien le va a prestar atención.
El reclamo del Gobierno argentino sirve para alertar al resto del mundo y sirve para que otros países se sumen al reclamo argentino, lo que significa una fuerte presión para que las Naciones Unidas puedan resolver el conflicto”.

Público:¿Cree que la presencia en Inglaterra de futbolistas como Tévez, Agüero, Zabaleta, y la de usted hoy en día aquí en Puerto Santa Cruz contribuyen a ganar la otra batalla, la batalla cultural?

James Richards: Mezclándonos, y hasta ésta charla en una situación de paz, ó la visita de Roger Waters a la Argentina, son pasos hacia adelante que contribuyen a la paz de la sociedad.

Público: ¿Cuándo se enteró del hundimiento del Crucero General Belgrano y cuál es su reflexión sobre este hecho?

James Richards: En ese mismo momento estaba en una fragata. En una situación de guerra hay que decirle a la tropa todo lo que le haga sentir mejor. Lo que se vaya logrando a favor de la posición: los barcos que hunden, los aviones que son derribados, y las pérdidas humanas contrarias, pero nunca se dicen las pérdidas propias porque eso los minimiza y les baja la autoestima propia. Y si se dice algo, tiene que ser una mínima porción de la realidad”.

El dato 

James Richards en la guerra de Malvinas se desempeñó realizando servicios de mantenimiento a los armamentos de distintos barcos de la flota inglesa. Pese a ser especialista en explosivos, no disparó una sola bala en el conflicto bélico.
Cuando zarpó de Inglaterra nadie le dijo adónde iban hasta la noche siguiente, pero mientras tanto “había gente nerviosa, habían rumores, pero nadie sabía adónde íbamos. Hay dos tipos de personas: las que tienen miedo, y las estúpidas. Por supuesto que tuve mucho miedo”.
Al momento de la guerra James tenía 22 años. En agosto del 82 dejó la Marina Británica, tuvo que pagar dos años de compensación al Estado Británico “por el dinero que éste había invertido” en él.
En referencia a este tema, Carlos Ponce, presidente del Centro de Veteranos de Guerra Isla Soledad, expresó su satisfacción por la actividad: “… haciendo un balance estamos muy contentos de poder concretar esta charla y la que también realizamos en el Regimiento de Caballería de Tanques 11. Creo que es un aporte más para que todos reflexionemos sobre lo que fue la Guerra de Malvinas y también para conocer qué piensan muchos de los ciudadanos británicos. Queremos agradecer la buena predisposición que han tenido tanto James Richards como Laura, su señora…”.
Cabe comentar que esta actividad también se desarrolló en la vecina localidad de Cmte. Luis Piedra Buena, adonde el “Centro de Veteranos de Guerra 3 de Junio” realizó la organización.

Archivo General

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...